SECCIÓN  patrocinada por:

         

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

La estimulación cerebral profunda puede ser beneficiosa en pacientes con esquizofrenia resistente al tratamiento. Es una de las conclusiones de una investigación que aplica esta técnica quirúrgica en algunos pacientes que no responden adecuadamente a cualquier otra terapia. Se trata de un proyecto de la Unidad de Esquizofrenia Resistente del Servicio de Psiquiatría del Hospital Sant Pau de Barcelona, liderada por Iluminada Corripio.

Iluminada-Corripio_HOSPITAL-DE-LA-SANTA-CREU-I-SANT-PAU-DE-BARCELONA

Iluminada Corripio. Unidad de Esquizofrenia Resistente del Servicio de Psiquiatría del Hospital Sant Pau de Barcelona

También ha participado el Grupo de Investigación en Psiquiatría Clínica del Instituto de Investigación de Sant Pau-IIB Sant Pau, liderado por María J. Portella. Asimismo, ha formado parte de esta iniciativa el Grupo de Investigación sobre Trastornos Mentales Graves de FIDMAG Hermanas Hospitalarias, liderado por Edith Pomarol-Clotet.

Todas las entidades participantes en la investigación están adscritas al Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM). Además, el Instituto de Salud Carlos III ha coordinado y financiado las investigaciones.

Según los autores, se trata del primer estudio en el que se aplica la estimulación cerebral profunda en pacientes con esquizofrenia resistente al tratamiento. El ensayo clínico ‘Deep brain Stimulation in treatment resistant schizophrenia: A piloto randomized cross-over clinical trial’ se ha publicado en eBioMedicine.

Estimulación cerebral profunda

Las estadísticas aportadas por CIBERSAM indican que hasta un 30 por ciento de los pacientes con esquizofrenia no responden de forma adecuada al tratamiento convencional. Esta patología afecta a casi un 1 por ciento de la población mundial. En España se calcula que hay 450.000 afectados.

Según los resultados del estudio piloto español, se ha detectado mejoría clínica en cuatro de los ocho pacientes intervenidos. Además, se ha observado una desaparición prácticamente completa de los delirios y alucinaciones en dos de los pacientes en los que los implantes de electrodos se colocaron en una de las dos ubicaciones posibles en este ensayo. En concreto, se han puesto en el núcleo accumbens, que forma parte de los ganglios basales.

Los autores del estudio han explicado que este porcentaje de respuesta es similar al de otros ensayos de estimulación cerebral profunda realizados con pacientes con enfermedades mentales como la depresión o el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

El Hospital Sant Pau de Barcelona ya ha empleado la estimulación cerebral profunda para tratar a pacientes con enfermedades neurológicas como el Parkinson. Recientemente también se ha probado esta técnica en personas con trastorno bipolar y depresión mayor resistente al tratamiento, entre otros trastornos psiquiátricos.

Datos del ensayo clínico

En la investigación del CIBERSAM han participado ocho pacientes, cuatro hombres y cuatro mujeres, de edades comprendidas entre 34 y 54 años. De los seis pacientes que han continuado en el estudio, cuatro han respondido al tratamiento “de forma mantenida”. En dos pacientes se ha observado “una desaparición prácticamente completa de los delirios y las alucinaciones”.

Según los autores, las alucinaciones auditivas han sido los síntomas que mejor han respondido a la estimulación cerebral profunda. Desde el CIBERSAM han comunicado que una de las pacientes participantes en el estudio, que estaba ingresada en un centro, ha vuelto a vivir con su familia.

Asimismo, cinco pacientes han presentado “un grado de mejoría clínica suficiente para avanzar en su proceso terapéutico con vinculación en terapias personalizadas o recursos comunitarios”. Estas personas han podido integrarse en centros de día y hospitales de día a los que no tenían acceso previamente por la intensidad de sus síntomas.