La estimulación transcraneal de corriente directa (tDCS) es un tratamiento prometedor para condiciones como la depresión y los trastornos adictivos. Ahora, un nuevo estudio ha ofrecido nuevas pruebas sobre su seguridad, ya que evidencian que no afecta al metabolismo.

Este método no invasivo sirve para modular la actividad neuronal mediante la introducción de una pequeña corriente eléctrica en el cerebro a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo. “En estudios anteriores, se ha descubierto que altera el metabolismo de la glucosa y los niveles de la hormona del estrés, entre otras cosas. Sin embargo, nuestro estudio examinó más de 100 moléculas y no observamos ningún efecto en ninguna de ellas”, explica el autor principal del trabajo, Aaron Kortteenniemi, de la Universidad de Finlandia Oriental.

El estudio, realizado en colaboración entre la Universidad de Finlandia Oriental y la Universidad de Helsinki, analizó 79 hombres adultos sanos. La mitad de ellos recibieron estimulación transcraneal de corriente directa, mientras que la otra mitad recibió estimulación de placebo. A cada participante en el estudio se le administró estimulación durante cinco días consecutivos, y se tomaron muestras de sangre para su análisis tres veces en el curso del estudio.

“Este fue un descubrimiento sorprendente, ya que estudios anteriores han demostrado que la estimulación de corriente directa transcraneal afecta el metabolismo de la glucosa de tal manera que los investigadores han considerado incluso su potencial en el tratamiento de la diabetes”, explica Kortteenniemi.

Sin embargo, sus hallazgos muestran que no hay cambios clínicamente significativos en los niveles de metabolitos medidos. “Esto apoya nuestra actual comprensión de la estimulación transcraneal de corriente directa como un tratamiento seguro también cuando se toma en consideración el metabolismo”, añade el autor en un trabajo publicado en la revista ‘Frontiers in Psychiatry’.