El I Congreso Ibérico de Hematología y Oncología Pediátricas ha sido el marco para aportar novedades en cuanto a la Estrategia en Cáncer del SNS. En concreto, según la ministra de Sanidad, Carolina Darias, la misma contará con el desarrollo de una línea estratégica sobre infancia y adolescencia. Todo para dar un mayor protagonismo a la Oncología Pediátrica.

Uno de los grandes hitos es la mejora de la supervivencia en las últimas décadas. Especialmente gracias a nuevas terapias con un mejor control de los efectos adversos y las secuelas de los tumores infantiles. Precisamente por ello, ahora la necesidad es el seguimiento a largo plazo de los pacientes largos supervivientes. Aún más para detectar precozmente el surgimiento de segundas neoplasias, así como controlar los efectos adversos.

También ha resaltado que España participa en la Red de Cáncer Pediátrico con 4 centros españoles. Igualmente, coordina la Red de Referencia Europea de Trasplante Infantil. Del mismo modo, ha subrayado el enfoque “clave” para mejorar los resultados clínicos en los tumores raros que muestra el modelo de los centros europeos de referencia. Todo ello junto el de Centros de Referencia del SNS (CSURes).

Más novedades de la Estrategia en Cáncer del SNS

“La atención sanitaria integrada y de calidad a los niños y niñas y sus familias que se enfrentan a esta enfermedad es fundamental”, ha hecho hincapié la ministra sobre la Estrategia en Cáncer del SNS. Además, ha celebrado que dos sociedades médicas de reconocido prestigio, como SEHOP y SHOP, compartan en este congreso experiencias y conocimientos que nos acerquen a la realidad de los adolescentes con cáncer.

Tal y como ha recordado la ministra de Sanidad, la Estrategia en Cáncer del SNS apunta a la medicina de precisión como nueva manera de abordar el diagnóstico y el tratamiento del cáncer. No solo por los biomarcadores asociados a la decisión terapéutica, sino también en cuanto al pronóstico y la evaluación o la predicción de la respuesta al tratamiento o de la toxicidad. Todo ello por la posibilidad de estratificar mejor la enfermedad.