La evaluación psicológica es un concepto importante a considerar en la anamnesis inicial a la disfunción eréctil. Si existen antecedentes de psicopatologías hay que valorar la posibilidad de derivar el paciente al psiquiatra o al psicólogo.

Otro aspecto a tener en cuenta en el diagnóstico de la disfunción eréctil es conocer si el paciente toma psicótropos, fármacos que pueden favorecer la aparición dicha disfunción.

Por eso, es importante llevar a cabo una evaluación de los factores de estrés externo que puedan influir en la función sexual del paciente con disfunción eréctil.

En este contexto, hay que hacerse una serie de preguntas, entre las que se encuentra qué espera el paciente con disfunción eréctil, qué espera su pareja, comparten el problema,…

Comunicación con la pareja

A la hora de valorar la disfunción eréctil, es importante conocer si existen problemas de comunicación con la pareja y las necesidades que tiene el paciente en su ámbito sexual. Hay que intentar que el paciente hable de sus expectativas sobre el tratamiento de la disfunción eréctil y comentarlas para que sepa hasta dónde llegan los beneficios de los tratamientos.

En cuanto a los mitos y expectativas sexuales, se debe explicar al paciente que las relaciones sexuales son complejas, que se debe dejar a un lado la sobreactuación y el miedo a quedar mal ante la pareja. Es importante diferenciar entre fantasía y realidad, y conocer la eficacia de los tratamientos.

Manejo adecuado

Algunos especialistas insisten en la necesidad de “despatologizar” algunas condiciones para poder tener un manejo más adecuado de las expectativas del paciente.

La evaluación de la relación de pareja es necesaria para comprender sus expectativas, y los posibles problemas psicológicos relacionados con la disfunción eréctil. La compenetración de la pareja es muy importante y, en ocasiones, no coinciden o no se tienen en cuenta las necesidades de cada uno.

Implicación de las partes

Una vez que se valoran los distintos tratamientos, es importante explicar objetivos, cómo hay que tomar la mediación para conseguir mayor efecto y el compromiso de colaboración y entendimiento de la pareja en el problema sexual. Es decir, tiene que haber una implicación de ambos para solucionar el problema y apoyar al paciente con disfunción eréctil en la consecución de su tratamiento.

Cuando se trata de una pareja estable, es necesaria la complicidad cuando se aborda el problema para evitar la ruptura.