El ‘Plan de Acción de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023′ será foco del debate del próximo Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). Tal y como promete, se marca como objetivos reducir la temporalidad por debajo del 8 por ciento antes de 2024.

Una de las principales novedades es la introducción del concepto de presupuesto finalista. Es decir, un "presupuesto específico y suficiente" por parte de las comunidades autónomas, en "cofinanciación" con el Ministerio de Sanidad. Todo ello como "herramienta económica necesaria para alcanzar los objetivos previstos".

Pese a ello, la FADPS ya se ha mostrado crítico con el mismo. Así, advierten de que "no plantea nuevas medidas sino la repetición de las ya sobradamente conocidas". Por otra parte, critican que su apartado de financiación que "sumamente inconcreto y etéreo". “La realidad es que los presupuestos del Ministerio de Sanidad y de las CC. AA. para 2022 ya están prácticamente aprobados. Así, las cuantías dedicadas a la AP son insuficientes y poco significativas y desde luego no permiten el desarrollo del Plan”, han declarado.

Igualmente, sobre el presupuesto finalista aclaran que se expone “sin fijar una cuantía concreta ni por parte de las CC. AA. ni por parte del Ministerio de Sanidad".

Plan de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023

Sanidad y CC. AA. persiguen con este Plan de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023 la creación de las vacantes necesarias y el fomento de la transformación de los contratos de interinidad en contratos de estabilidad. Todo ello con especial interés en las zonas de difícil cobertura. El objetivo es que "el 80 por ciento de las plazas vacantes están cubiertas por contratos interinos" y el 25 por ciento de los interinos por CC. AA. obtenga plaza fija en los 3 primeros años de su nombramiento".

Junto con esto, se aboga por un acuerdo en la Comisión de RRHH (CRHSNS). Su función será mejorar la organización de la Atención Primaria y las condiciones laborales. Esto incluye una mayor flexibilidad tanto en horarios como en organización y gestión de su actividad, para mejorar la motivación de los profesionales.

Críticas de la FADSP

Por su parte, la FADSP argumenta que en el Plan de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023 se obvia la necesidad de aumentar el personal. Eso sí, salvo en lo referente a personal MIR y EIR. Aunque esto que se coloca en un inconcreto "evaluar y adecuar las necesidades de RRHH en AP". Por otro lado, "muchas de las propuestas se sitúan para su cumplimiento en 2023".

Además, el Plan trata la accesibilidad y demanda de la gestión asistencial. Aunque según la FADSP, “es realmente decepcionante y supone incluso un paso atrás sobre el Marco Estratégico de 2019, porque fija como objetivo 12.2 gestión de las solicitudes de atención en las primeras 24 horas. Es decir, que la ciudadanía disponga de una respuesta de cuándo y cómo se le va a atender su solicitud en tiempo definido, y el 12.5 señala accesibilidad en las primeras 24 horas de los problemas de salud no demorables. Mientras, la Estrategia señalaba como objetivo el garantizar que las demandas de atención no urgentes se atiendan en menos de 48 horas".