Los profesionales coinciden en el grave deterioro de la Atención Primaria. Es por ello que, desde la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública, han querido sumarse a esta crítica y contribuir con una lista de propuestas para salvar la Atención Primaria.

Los problemas son consabidos por todos: la saturación de los centros de salud por el exceso de actividad por la pandemia, por las acumulaciones o por la falta de profesionales y de inversiones, etc.

Con el subtítulo “Salvemos la Atención Primaria”, se han desglosado las “Propuestas para superar la situación crítica de la Atención Primaria tras la pandemia Covid”. Al manifiesto inicial se han adherido en pocos días 160 profesionales de distintas categorías. Como señalan desde FADSP, muchos de ellos son ideólogos de la Atención Primaria española desde sus inicios. Otros cuentan con un historial profesional vinculado a la gestión o a la docencia. Aunque la mayoría están ejercicio profesional actual y sufren en el día a día las carencias denunciadas.

Propuestas para salvar la Atención Primaria

Entre las propuestas concretas para salvar la Atención Primaria se han mencionado: incrementar el presupuesto de Atención Primaria hasta el 25  por ciento del presupuesto sanitario; incrementar las plantillas; garantizar la accesibilidad mediante consultas preferentemente presenciales; incorporar nuevas titulaciones profesionales; reforzar las áreas de administración de los centros; favorecer la comunicación entre niveles mediante procesos asistenciales; dar a la Atención primaria acceso a más pruebas diagnósticas; reforzar la participación ciudadana y potenciar las actividades formativas y de investigación.

Así, se ha insistido en que la fortaleza de la atención primaria se basa en el conocimiento biográfico del paciente a lo largo del tiempo (longitudinalidad de la atención).  Por ello, mal se puede garantizar la continuidad si ni siquiera se le da atención presencial, cuando la necesite.

Finalmente, se han esbozado las actividades a tomar en adelante para difundir el manifiesto, así como abrir rondas de presentación y de negociación con el Ministerio de Sanidad; Consejerías de las Comunidades Autónomas, organismos directivos de los servicios de salud, etc.