La Comisión Europea ha publicado un informe en el que se especifican las multas que establecen los países miembros por el delito de falsificación de fármacos, una lacra para la Salud Pública sobre la que cada vez se pone mayor atención, sobre todo debido al impacto que ha tenido Internet en este sentido.

El mismo desvela que todos los países del bloque comunitario aplican multas, ya sean penales o administrativas, a estos delitos. En concreto, ocho países sólo cuentan con multas penales, mientras que otros siete solo imponen sanciones administrativas.

En el caso de España, este forma parte del grupo de 13 países en los que se contemplan multas de los dos tipos. No sólo eso, sino que también es el país que aplica multas más altas, ya que estas pueden llegar al millón de euros.  Cabe matizar  que el estudio informa de que la cuantía de las multas depende del delito y únicamente se impone la máxima pena a aquellos delitos considerados “muy graves”.

Respecto al resto de países de la UE, tras España, República Checa y Francia son los socios europeos con mayores multas (775.000 y 750.000 euros, respectivamente). En el lado contrario se encuentra Lituania, con multas de 4,300. Reino Unido, por su parte, no introduce un límite máximo concreto.

Sobre las penas penas de prisión por falsificación de medicamentos, estas oscilan entre un año (en Suecia, Finlandia y Grecia) y 15 años (en Austria, Eslovenia y Eslovaquia). En España la pena por este delito es de cuatro años.

La situación en el resto de Europa

Más allá de endurecer o no las penas, el objetivo del informe es examinar el cumplimiento de la directiva europea que pide a los Estados miembros sanciones “proporcionadas, efectivas y disuasivas” para aquellas personas involucradas en la producción y distribución de medicamentos falsos.

Tal y como apuntaba el comisario de Salud, Vytenis Andriukaitis. “aunque el informe publicado hoy señala que las medidas adoptadas por los Estados miembros son satisfactorias, las sanciones sólo son efectivas si se aplican correctamente. Los medicamentos falsos pueden matar, por lo que insto a todos los países europeos a que garanticen que los criminales que falsifican medicamentos sean castigados”.

Por último, la Comisión Europea ha recordado además que los países de la UE y otros grupos de interés están trabajando en la creación de un sistema europeo de verificación de medicinas que debería entrar en vigor en febrero de 2019.