Entre los objetivos del nuevo presidente está afianzar la SECPRE como sociedad científica referente y seguir siendo la voz autorizada en temas de salud relacionados con la cirugía plástica. También, lograr un mayor acercamiento a los ciudadanos mediante información rigurosa y veraz, permitiendo con ello un mayor afianzamiento de la Sociedad en el sector. Así lo ha puesto de manifiesto durante su encuentro con la prensa Ramón Calderón, quien durante los dos próximos años estará al frente de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, una asociación que en la actualidad cuenta con casi 1.000 miembros.

El presidente de SECPRE ha destacado la intrusión que vienen padeciendo, donde, ante la falta de una legislación que lo prohíba, especialidades aledañas pueden llevar a cabo este tipo de intervenciones. “Aunque no podemos luchar contra el intrusismo de una manera legal, sí estamos en conversaciones con el Ministerio para que haya una ley más restrictiva que exija cierta capacitación para poder ejercer la cirugía estética”. Ante la duda, recomienda utilizar el buscador que ofrece la web de la Sociedad para informarse sobre los especialistas titulados y afianzados en el sector.

Por otro lado, Ramón Calderón, que reconoce que “antes que cirujanos plásticos son médicos”, ha recordado la gran evolución de la especialidad en los últimos 20 años y el renombre mundial con que cuentan los cirujanos plásticos españoles. Por eso, entre sus objetivos está lograr que ellos mismos se prestigien: “a pesar de que somos referencia a nivel europeo, nosotros mismos no nos valoramos o sentimos que estamos en el primer nivel”.

Datos

Hoy en día, las mujeres suponen el 80 por ciento de las consultas de cirugía estética, destacando las intervenciones de mama y facial (blefaroplastia y rinoplastia) entre las más solicitadas. “Es sin duda la cirugía del pecho en la mujer, sea de aumento, elevación, o reducción, la que ocupa la mayoría de las operaciones”, y supone en la actualidad el 40-50 por ciento de las intervenciones, apunta el experto. Entre las novedades de los últimos años destaca, por ejemplo, la cirugía del transporte de grasa (lipofilling), que está demostrando buenos resultados no solo como materia de relleno, sino al ofrecer un aporte de revitalizadores como células madre…

En España se realizan rinoplastias entre 16.000 y 17.000 personas al año, bien sea para mejorar el aspecto de la nariz o la función respiratoria, y operaciones de mama puramente estéticas unas 30.000-35.000, llegando a alcanzar los 100.000 implantes si se tienen en cuenta también las intervenciones de la Sanidad pública. Por otro lado, las operaciones de párpados o abdomen suponen el 15 por ciento y la lipoescultura el 20-25 por ciento, y en el polo opuesto están, como menos demandadas, la cirugía de glúteos y la de rejuvenecimiento genital (con menos del 1 por ciento), aunque esta última va en aumento.