La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado que la falta de material de protección en los hospitales y centros de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid están aumentando la exposición al coronavirus de los profesionales sanitarios. Tal y como han argumentado, en un momento en el que se precisa de cada vez más profesionales, resulta comprensible que muchos no se quieran jugar su salud ya que “están mandado a los soldados a la batalla sin armas”, en palabras del presidente de CSIF Sanidad Madrid, Fernando Hontangas.

Tal y como explican se están empezando a recibir consultas sobre las consecuencias de negarse a realizar determinadas funciones por el alto riesgo de infectarse debido a la falta de material. Y es que, además del desabastecimiento, el sindicato argumenta que existen casos de amenazas de algunos mandos intermedios a trabajadores solamente por el hecho de pedir mascarillas de protección. Motivo por el cual, Hontangas expone que “una vez pase esta crisis llegará el momento de pedir responsabilidades”.

Igualmente, censuran la “falta de información” que sufren los trabajadores y también sus representantes, los sindicatos, lo que les “impide conocer la situación real en cada momento, ya que esta información es remitida directamente al Ministerio de Sanidad”.

Hospitales al límite

Está situación es peor en algunos hospitales. En concreto, desde CSIF alertan sobre la situación en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, donde apuntan que todos los sindicatos se han unido para “suplicar” a las autoridades competentes que les suministren los equipos de protección individual (EPI) necesarios para trabajar seguros. “En la actualidad no tenemos ni batas impermeables, ni suficientes mascarillas FPP2, FPP3, gafas de protección, contenedores de grandes residuos, con todas las consecuencias que esto puede ocasionar”, señala un comunicado firmado por CSIF y el resto de sindicatos en este hospital.

En otros hospitales y centros de salud de toda la geografía nacional, CSIF asegura que la tónica es “además de la escasez, que los equipos de protección permanezcan bajo custodia. El desabastecimiento, además, es tan importante en algunos centros que está provocando peleas entre administraciones por el suministro de material por parte del Ministerio”, lamentan.

Otro de los aspectos que se desconoce es el criterio que están utilizando para elegir a los profesionales que integrarán los hoteles medicalizados que se están empezando a poner en marcha, concluyen.