“En este entorno de cambio debemos ser líderes y definir qué será nuestra profesión en el futuro. Llevamos muchos años ampliando nuestras competencias y los ámbitos de actuación, queremos crecer hacia dentro y hacia fuera del hospital”. Esas han sido las palabras de Miguel Ángel Calleja, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), durante la Jornada ‘Takeda Update, rompiendo moldes’ con la colaboración de Takeda.

La misma se engloba dentro del proyecto Innova-SEFH, que plantea un enfoque sistémico, no lineal, de la innovación para mejorar la competitividad del farmacéutico de hospital como profesional sanitario de valor, y que como ha aportado Calleja “es una oportunidad para mantener la mente abierta”.

Uno de los temas clave de esta jornada ha sido mejorar el trabajo de empatía con el paciente. Sobre este tema, Javier García Pellicer, tesorero de la SEFH, ha aportado que “me gustaría que fuéramos capaces de romper la visión que tenemos de nuestro entorno profesional, bajo nuestro propio molde, y ser capaces de verlo, escucharlo y sentirlo como lo hacen nuestros pacientes. Potenciar la empatía es la clave disruptiva para llegar al paciente y cambiar el sistema”.

En esta línea, José Luis Poveda, jefe de Servicio del Hospital Politécnico Universitario La Fe de Valencia, ha hecho hincapié en  “la idea de evolucionar frente a la de romper”. De esta forma ha explicado que “tenemos que hacer un proceso de metamorfosis en el que el farmacéutico hospitalario del futuro tendrá que ser clínico, pero además salir fuera del ámbito hospitalario, porque las necesidades del paciente y del sistema van a conducirle a ello”.

Una mirada al futuro

Otra de las intervenciones destacadas ha sido la de José Manuel Martínez Sesmero, director de Innovación e Investigación de la SEFH, que ha argumentado que “debemos mirar al futuro, y fundamentar nuestro desarrollo en las competencias que mejor nos posicionen de cara a satisfacer las necesidades de la sociedad y del sistema sanitario, ambos en constante evolución. El carácter integrador y vertebrador de la farmacia hospitalaria genera un entorno de crecimiento constante y aprendizaje que, con el ejemplo claro de esta jornada, pretende reinventar cada día su faceta de servicio al paciente y a los sistemas de salud”.

Por su parte, María Jesús Lamas, Jefa de Servicio de Farmacia del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago ha afirmado que “la clave que te hace cambiar es, generar la serendipia, es decir las condiciones adecuadas para que la oportunidad surja y luego parezca una casualidad”.