Con motivo del Día Mundial de la Salud Digestiva, la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) centra su comunicación anual en la “La obesidad como pandemia en desarrollo”. Para ello, ha elaborado, entre otras acciones, un documento que enumera las diferentes estrategias de tratamientos endoscópicos de la obesidad. En el mismo, aborda las técnicas con recomendaciones de uso.

Además, la FEAD ha creado una calculadora del Índice de masa corporal (IMC). La misma está disponible en la página web de la Fundación. Resalta que calcula dicho índice aportando los datos de peso y altura, estableciendo una recomendación en cada caso según los resultados individuales de cada persona.

Tratamientos endoscópicos de la obesidad

En primer lugar,  entre los diferentes tratamientos endoscópicos de la obesidad, el documento destaca las técnicas de disminución del volumen gástrico. Dentro de estas existen unas más temporales o definitivas. La primera es la introducción de accesorio ocupante de espacio en el estómago. El balón intragástrico es la más conocida, aunque existen diversos tipos de balón. A este respecto es importante aclarar que el balón produce una saciedad temprana, pero el simple hecho de tenerlo no provoca que el paciente pierda peso.

Por otra parte, está la reducción de la expansión del estómago mediante una técnica endoscópica restrictiva. Dentro de estas técnicas, la más popular es la técnica de sutura “Apollo”. Esta se recomienda en pacientes con un IMC entre 31 y 40.

Asimismo, para alterar el tránsito se puede crear un atajo (“bypass”). Este evita el paso de la comida por el duodeno. Por último, también es posible modificar la absorción a nivel duodenal. Este grupo de técnicas actúan sobre el duodeno intentando que los nutrientes no se absorban. Se utilizan también para el tratamiento de la diabetes ya que mejoran los índices glucémicos.

Al respecto de la misma, aportan más información Andrés Sanchez Yagüe, responsable del Comité de Comunicación de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) y Alfonso Alcalde Vargas, especialista de la SEPD. “Todas las estrategias tienen como objetivo una disminución de la absorción de nutrientes que se realiza fundamentalmente a nivel duodenal”, apuntan. Sin embargo, unas disminuyen la cantidad de nutrientes que llegan a duodeno, mientras otras alteran directamente la absorción a ese nivel con una ingesta normal.