La Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC) ha ofrecido sus datos de este último año con motivo del Día Internacional de la Solidaridad Humana la importancia de “ayudar al que ayuda”, en referencia a los médicos que se encuentran en situaciones de necesidad, tanto económica como social.

De esta forma, ha recordado que, gracias a las aportaciones de sus socios protectores y donantes, este 2019, la FPSOMC ha destinado 2.463 prestaciones a médicos y sus familias.

De las mismas, la FPSOMC gestionó desde enero de 2019 hasta la actualidad un total de 766 prestaciones asistenciales, de las cuales 402 se destinaron a huérfanos con discapacidad; 134 a médicos jubilados; 94 a médicos con discapacidad; 86 a cónyuges en concepto de viudedad; 23 a huérfanos mayores de 60 años; 22 a tratamientos especiales de 6 a 21 años; y 5 a tratamientos de atención temprana (de 0 a 6 años).

Por otro lado, la Fundación destinó cinco prestaciones para la autonomía personal en el hogar y 21 para la prevención, promoción y protección de la salud del médico (con su Programa de Atención Integral al Médico Enfermo y el Programa para el Tratamiento y Rehabilitación de las Adicciones).

También durante este año, la FPSOMC destinó 211 ayudas para la conciliación de la vida personal, familiar y profesional. De estas prestaciones, 178 se destinaron a residencias de mayores y centros especiales y el resto a servicios de atención en el domicilio (24), servicios de tele asistencia domiciliaria (5) y servicios de respiro (4).

Por último, en relación a las ayudas concedidas en el ámbito de la educación, 1.460 estudiantes se beneficiaron de ellas. De estas, 942 fueron destinadas a huérfanos de médicos menores de 21 años; 78 a mayores de 21 años; 348 se concedieron en concepto de becas para huérfanos de médicos; 83 en títulos y 9 en concepto de admisión educacional.