La obra “El árbol de la vida” de Jaume Plensa, ha sido inaugurada este viernes por los Reyes, como reconocimiento a todos los profesionales sanitarios que han luchado contra el coronavirus. Se trata de una escultura de más de siete metros y medio de altura y seis toneladas de peso, que ha sido levantada en la plaza de los Sagrados Corazones de Madrid. Presenta un corazón situado en lo alto de una columna formada por letras de diferentes alfabetos es una propuesta solidaria autor, que ha donado su idea creativa de forma altruista.

Durante el acto han estado también presentes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, y representantes de todas las instituciones públicas y privadas que han hecho posible esta iniciativa.

La iniciativa de erigir este monumento partió de la presidencia de la Organización Médica Colegial (OMC) y de los Consejos Generales de Colegios de Farmacia, Odontología, Veterinaria, Enfermería y Fisioterapia; y ha sido donado por la Fundación A.M.A.

Recuerdo de las víctimas

Tras un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas, el presidente de honor de A.M.A. y presidente de su Fundación, Diego Murillo, ha resaltado durante su discurso que a los profesionales sanitarios les debemos “su abnegado compromiso con la sociedad, sin duda alguna merecedor del mayor de los reconocimientos”.

En su intervención, también ha agradecido a los Reyes “la inauguración de esta magnífica obra de Jaume Plensa”, y ha afirmado: “donamos este gran monumento al Ayuntamiento de Madrid para que las generaciones venideras sean conscientes de lo que significó esta pandemia en nuestro país”.

Por su parte, Serafín Romero, presidente de la OMC, ha tenido palabras de reconocimiento y admiración para los profesionales sanitarios que han luchado en primera línea, en ocasiones sin los equipos de protección adecuados.

Tras los discursos, la cantante Luz Casal ha interpretado “Entre mis recuerdos”, uno de sus éxitos.