La situación de vulnerabilidad del personal sanitario ante la pandemia del coronavirus se ha hecho evidente. La falta de personal, de material de protección y el aumento de casos de coronavirus entre sus “filas” supone uno de los problemas de primera índole en esta crisis. Sin embargo, una cuestión que no debe olvidarse es que esta crisis sanitaria también está suponiendo un gran impacto mental y emocional en estos profesionales. Las situaciones de estrés, de sobrecarga y vivencias límite que escapan a la práctica clínica rutinaria suponen actualmente y supondrán a largo plazo otro de los problemas a abordar. Es por ello que, con el objetivo de concienciar a la población en la importancia del buen trato a estos profesionales, y en el apoyo interpersonal, la Fundación Humans ha publicado un ‘Decálogo de Cuidados del Ciudadano al Profesional Sanitario‘.

Tal y como explica Blanca Fernández-Lasquetty, patrono de la Fundación Humans, “en estos momentos críticos, nuestros profesionales están demostrando solidaridad, cohesión, compromiso, entrega y compasión. Ante esta demostración de humanización, es nuestro deber como sociedad devolverles lo que ellos hacen por nosotros, aunque sea una sonrisa”.

Diez pequeños pero grandes gestos

Respecto a cuáles son las ideas propuestas estas pasan por dedicar una sonrisa, “aunque ellos no te la puedan devolver”, dar las gracias siempre que sea posible; evitar situaciones de conflicto pese al estrés, o evitar preguntas reiterativas sobre bulos o noticias leías de Internet. Asimismo, pide cumplir con las indicaciones y recomendaciones de forma responsable.

Asimismo, insisten en la importancia de “respetar y entender su miedo porque, aunque se les vea fuertes, también temen por ellos y sus familias”. Igualmente, piden comprensión ante la situación, que está lejos de ser una situación normal de ingreso, por lo que no se puede dedicar a los pacientes tanto tiempo como en otro momento.

Igualmente piden que, en casa, sus familiares tengan un especial cuidado con ellos, pidiendo que se les descargue de otras tareas domésticas, debido a que el cansancio y estrés de estos días no es el que pueden tener en una jornada laboral normal.

Por último, desde la Fundación Humans recuerdan la importancia de los aplausos diarios. “Tus aplausos les llegan al corazón y les ayudan a seguir”, concluye este decálogo.