La Fundación Instituto Roche analiza la influencia del exposoma en la salud. Su Observatorio de Tendencias en Medicina del Futuro ha presentado el Informe Anticipando: Exposoma. El objetivo ha sido “dar visibilidad y abordar el estudio del exposoma”, según ha indicado Federico Plaza, vicepresidente de la Fundación. “Colaboramos para que nuestro país esté a la vanguardia de la innovación en salud a través de iniciativas para poner en valor la medicina del futuro”, ha indicado en relación con el documento.

“El exposoma, sin duda, va a resultar clave para alcanzar una comprensión holística acerca de la aparición y desarrollo de ciertas patologías ligadas a exposiciones de factores no genéticos”, ha añadido Federico Plaza.

La identificación y definición de los factores no genéticos que pueden tener efectos sobre la salud de las personas es un tema de gran actualidad. Así lo ha indicado Nicolás Olea, coordinador del informe. Los científicos investigan “la forma compleja en que estos factores interactúan con el individuo”. “La idea es ampliar el conocimiento etiológico en el campo de la exposómica”, ha añadido el exdirector científico del Instituto Investigación Biosanitaria ibs.GRANADA, catedrático del departamento de Radiología y Medicina Física en la Universidad de Granada y facultativo especialista en el Hospital Clínico de Granada.

El estudio Global Burden of Disease ha determinado que nueve millones de muertes al año están asociadas exclusivamente a la contaminación del aire, del agua y del suelo. Esto supone el 16 por ciento de los fallecimientos a nivel mundial.

Diseño de acciones preventivas

En la misma línea se ha manifestado Consuelo Martín de Dios, directora gerente de la Fundación Instituto Roche. “El estudio del exposoma será fundamental en el diseño de acciones preventivas, diagnósticas y terapéuticas en la medicina del futuro. Supone una herramienta indispensable en las políticas de salud pública, junto con el avance en nuevas tecnologías, el desarrollo de la biomonitorización humana y la creación de nuevas herramientas estadísticas y de bases de datos potentes”.

Gracias a multitud de tecnologías emergentes que han abierto camino para el estudio de las implicaciones de diferentes exposiciones, se podrán identificar biomarcadores de riesgo. También será posible diseñar iniciativas de prevención de patologías concretas o formular recomendaciones de hábitos saludables para grupos poblacionales y de forma individual.

Exposoma y COVID-19

En el caso de la COVID-19, Nicolás Olea ha indicado que se trata de una enfermedad con alto nivel de variabilidad entre los pacientes. Un factor clave para determinar la causa de esta variabilidad es el exposoma en sí mismo. Es decir, afectan el conjunto de todas las exposiciones a lo largo de la vida de una persona, desde los tóxicos ambientales a los tratamientos farmacológicos. También el estilo de vida o los hábitos alimenticios.