La Fundación Unoentrecienmil colabora en la investigación de un tratamiento para la leucemia infantil. En concreto, participa en el proyecto europeo ‘ALL Together’, liderado por la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas (SEHOP). La Fundación destina 590.000 euros a financiar los dos primeros años de este ensayo para la acreditación de los laboratorios del Hospital Niño Jesús de Madrid y el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

Esta iniciativa permitirá que los niños afectados “tengan acceso a un tratamiento adaptado a las características de su enfermedad”. Según la Fundación, cada año se diagnostican en España 300 casos de leucemia linfoblástica aguda infantil.

Elena Huarte-Mendicoa, directora general de Unoentrecienmil, se ha referido a la necesidad “más que nunca” de colaborar con la investigación española. “Desde Unoentrecienmil trabajamos de forma continua en proyectos innovadores como ALL Together. El impacto en la vida de las familias y en los peques será mayúsculo. Queremos tratar a estos niños de forma personalizada para reducir su exposición a tratamientos como la quimioterapia intensiva. Esto se traduce en la disminución de los efectos secundarios a los que están expuestos”.

“Vivimos una situación difícil para todos, y poder anunciar este gran proyecto nos motiva y nos da esperanza. Queremos avanzar en esta batalla para mejorar la calidad de vida de los niños”.

Colaboración con la Fundación Unoentrecienmil

En la misma línea, Ana Fernández-Teijeiro, presidenta de la SEHOP, ha indicado que ALL Together “favorecerá el progreso de la investigación de la LLA”. Además, ha comentado que “abrirá la expectativa nacional al acceso a nuevos tratamientos o a que otros ya existentes se implementen en una fase más temprana”.

Susana Rives, hematóloga del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, es la coordinadora del Grupo de leucemias de la SEHOP. Según ha dicho, “ALL Together es una buena oportunidad para los investigadores españoles de trabajar en primera línea en un ensayo clínico”.

“Nos permitirá mejorar el tratamiento de la LLA en niños. Podremos, por ejemplo, implementar tratamientos como la inmunoterapia en fases más tempranas. O que los niños reciban un tratamiento de quimioterapia adaptado a su enfermedad. En definitiva, dispondremos de una cantidad de información mayor para personalizar el fármaco y el tratamiento de cada niño de forma que no se vean expuestos a un nivel de toxicidad que no necesitan. Se trata de curar más para curar con menos, es decir, curar mejor”, ha aseverado Susana Rives.