El humanismo se posiciona como palanca de transformación asociada a valores. Esa ha sido la conclusión de la primera jornada del Congreso Internacional HUMANS. En la misma se han celebrado dos mesas redondas específicas. Una relacionada con la gestión y humanización en enfermedades poco frecuentes. Otra enfocada a la atención de la psoriasis.

En la primera se ha hablado del gran reto que tienen gestores y sanitarios en España para mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades poco frecuentes. En este caso la gestión y la humanización deben ir especialmente de la mano, teniendo en cuenta que una gran mayoría son pacientes pediátricos.

“Es fácil adaptarse si tenemos modelos de gestión flexibles en los centros sanitarios y hospitalarios”, comentó José Soto, gerente del Hospital Clínico San Carlos (Madrid).

Gestión y humanización en psoriasis

En la segunda mesa se ha presentado el informe ‘Por una atención sanitaria más humanizada de las personas con psoriasis’. Este cuenta con la implicación de HUMANS, Acción Psoriasis y Fundación Lilly. El objetivo era identificar los principales problemas con los que se encuentran las personas con psoriasis. En este sentido la gestión y la humanización deben unirse para plantear soluciones. “Lo hemos conseguido utilizando metodologías de ‘design thinking’, que nos han permitido ser más empáticos y ponernos en el lugar del paciente”, comentaba Blanca Fernández-Lasquetty, patrono de la Fundación HUMANS.

A modo de conclusión intervenía añadió Julio Zarco, presidente de la Fundación HUMANS y del Congreso. “En la Fundación estamos convencidos de que la humanización o, mejor dicho, el humanismo, es una palanca de cambio, de transformación”. Para ello esté debe ir asociado a una serie de valores intangibles: ética, compromiso, empatía, comunicación, habilidades relacionales, etc.