La gripe en el embarazo puede provocar complicaciones potencialmente mortales, según una nueva investigación publicada en ‘PNAS’.

Los autores, de la Universidad Real Instituto de Tecnología de Melbourne (RMIT), en Australia, en colaboración con investigadores y médicos de Irlanda, han descubierto que es debido a que el virus no permanece en los pulmones sino que se propaga por todo el organismo de la madre.

Este estudio preclínico ha cambiado el pensamiento científico actual sobre las razones por las que las infecciones por gripe tan gravemente a las mujeres embarazadas. Los hallazgos también podrían ayudar a los investigadores que trabajan para comprender la biología fundamental de cómo el COVID-19 se propaga desde los pulmones al organismo.

La investigación, en modelos animales, mostró que la gripe durante el embarazo se propaga desde los pulmones a través de los vasos sanguíneos hasta el sistema circulatorio, desencadenando una respuesta inmunitaria hiperactiva dañina.

La autora principal, la doctora Stella Liong, señala que la investigación sugiere que el sistema vascular está en el centro de las complicaciones potencialmente devastadoras causadas por la gripe durante el embarazo.

“Sabemos desde hace mucho tiempo que la gripe puede causar complicaciones maternas y fetales graves, pero no se ha entendido claramente cómo sucede esto”, admite Liong, del RMIT.

Gripe en el embarazo y fuerte respuesta inmunitaria

“El pensamiento convencional ha culpado al sistema inmunológico debilitado que se produce durante el embarazo, pero lo que vemos es el efecto contrario. La infección por gripe conduce a una respuesta inmunitaria drásticamente aumentada –añade–. La inflamación que encontramos en el sistema circulatorio es tan abrumadora que es como una tormenta vascular causando estragos en todo el organismo”.

La investigadora añade que se necesita más investigación para validar clínicamente los hallazgos, “pero el descubrimiento de este nuevo mecanismo es un paso crucial hacia el desarrollo de terapias contra la influenza diseñadas específicamente para mujeres embarazadas”.

El profesor John O’Leary, del Trinity College de Dublín, apunta que el estudio representa un avance histórico en nuestra comprensión de las infecciones virales y el embarazo. “El descubrimiento de una ‘tormenta vascular’ inducida por la gripe es uno de los avances más significativos en las enfermedades infecciosas inflamatorias en los últimos 30 años y tiene implicaciones importantes para otras infecciones virales, incluido el COVID-19”, añade.

Complicaciones en el feto

La gripe no se transmite directamente de madre a hijo, pero su efecto potencialmente devastador sobre la madre está estrechamente relacionado con las complicaciones que sufre el feto.

Las mujeres embarazadas que desarrollan gripe tienen un mayor riesgo de hospitalización por neumonía y otras complicaciones, mientras que los niños de madres gravemente afectadas por gripe tienen un mayor riesgo de restricción del crecimiento fetal, aborto espontáneo y partos prematuros.

Los científicos han pensado anteriormente que la razón por la que la gripe tiene un impacto tan grave en la salud es porque el sistema inmunológico se inhibe durante el embarazo para permitir que el feto prospere. Esto dificulta la lucha contra las infecciones. Pero la nueva investigación sobre la gripe A muestra que el virus se comporta de manera muy diferente en organismos de modelos experimentales con y sin embarazo.

En los no preñados, la infección por gripe permanece localizada en los pulmones. Pero en las hembras preñadas, el virus se propaga al sistema circulatorio a través de los vasos sanguíneos.

Esto conduce a una inflamación intensa que afecta drásticamente la función de los vasos sanguíneos grandes. La salud de la madre se complica y  puede restringir el flujo sanguíneo al feto en crecimiento.

Los autores encontraron en el modelo de estudio que las hembras embarazadas con gripe tenían una inflamación severa en los vasos sanguíneos grandes y la aorta.

Mientras que un vaso sanguíneo sano se dilata entre un 90 y un 100% para permitir que la sangre fluya libremente, los vasos sanguíneos infectados por la gripe funcionaron a solo un 20-30% de su capacidad.

El investigador principal Stavros Selemidis, del RMIT, destaca que incluso un pequeño cambio en el diámetro de un vaso sanguíneo podría tener cambios profundos en el flujo sanguíneo. “Encontramos una diferencia drástica en estos vasos sanguíneos inflamados, que pueden afectar la cantidad de sangre que llega a la placenta y todos los órganos que ayudan a mantener al feto en crecimiento”, añade.

“Sabemos que la infección por gripe durante el embarazo aumenta el riesgo de que los niños sean más pequeños y sufran falta de oxígeno –explica–. Nuestra investigación muestra el papel fundamental que podría desempeñar el sistema vascular en esto, ya que la inflamación de los vasos sanguíneos reduce el flujo sanguíneo y la transferencia de nutrientes de la madre al hijo”.

Conexión con la preeclampsia

Si bien los investigadores no midieron directamente el flujo sanguíneo, el estudio encontró un aumento en los biomarcadores de la falta de oxígeno en los fetos de los modelos experimentales infectados con la gripe.

Durante el embarazo, la placenta secreta proteínas y libera ADN fetal en la sangre de la madre, lo que puede causar una inflamación subyacente. El nuevo estudio sugiere que la infección por influenza puede inclinar la inflamación subyacente en el organismo de la madre al límite, en un evento inflamatorio sistémico en toda regla.

Selemidis apunta que la investigación también reveló una nueva conexión con la preeclampsia. “Encontramos que la misma proteína que se eleva en la preeclampsia también se eleva significativamente con la gripe“, señala.

“Si bien se necesitarán más investigaciones para desentrañar este vínculo –admite–, podría significar que los medicamentos dirigidos a la inflamación vascular que se están probando actualmente podrían reutilizarse en el futuro para la infección por influenza durante el embarazo”.

Además, Liong asegura que la investigación también tiene implicaciones para nuestra comprensión de cómo el virus COVID-19 puede estar afectando el sistema vascular. “La gripe y el coronavirus son diferentes, pero hay paralelismos y sabemos que COVID-19 causa disfunción vascular, que puede provocar accidentes cerebrovasculares y otros problemas cardiovasculares”, recuerda.

“Nuestros estudios sobre el embarazo ofrecen nuevos conocimientos sobre la biología fundamental de cómo los virus respiratorios pueden provocar disfunción en el sistema vascular. Esto podría ser un conocimiento valioso para los científicos que trabajan directamente en tratamientos y vacunas para COVID-19”, concluye.