Investigadores del Helmholtz Zentrum München, la Universidad Técnica de Munich (TUM) y del Centro Alemán de Investigación de Infecciones (DZIF) han desarrollado un nuevo enfoque terapéutico para curar la hepatitis B crónica.

La gran cantidad de proteínas del virus de la hepatitis B expresadas en el hígado impide que el sistema inmunitario venza al virus, evitando que un tratamiento sea efectivo. Ante este escenario, los investigadores han demostrado que eliminar la expresión de las proteínas del virus permite que la nueva vacuna ‘TherVacB’ sea eficaz.

En concreto, utilizando un modelo experimental, los investigadores descubrieron que las proteínas del virus de la hepatitis B impiden que las células T CD8 +, se vuelvan efectivas.

En base a estos hallazgos, los científicos desarrollaron un enfoque terapéutico novedoso: primero, los niveles de expresión de las proteínas del virus se eliminan, y luego las células inmunes se activan mediante la vacunación terapéutica. A diferencia de las vacunas convencionales, que tienen como objetivo prevenir enfermedades antes del brote, dicha vacuna terapéutica tiene como objetivo curar enfermedades crónicas ya existentes.

En consecuencia, los investigadores desarrollaron primero un método para suprimir las proteínas del virus de la hepatitis B, para lo cual utilizaron ‘ARNip’, pequeñas moléculas de ácido ribonucleico que se unen al ARN mensajero de las proteínas del virus.

Al marcar el ARN mensajero con ARNip, la célula infectada recibe la señal de que el ARN viral no es deseado y lo elimina. De esta manera, la expresión de proteínas es suprimida, si bien la supresión de la expresión de proteínas por sí sola no fue suficiente para revertir la inhibición de las células T CD8 + en el modelo con infección crónica.

“Luego combinamos el método de siRNA con una vacuna terapéutica desarrollada por nosotros. Esto nos permitió desencadenar una fuerte respuesta inmune contra el virus. Esto llevó a la cura de la infección por el virus de la hepatitis B en dos diferentes modelos experimentales”, han explicado los científicos.