El avance producido con la irrupción de los tratamientos antivirales de acción directa para la Hepatitis C en el año 2014, que han conseguido alcanzar una tasa de curación superior al 95 por ciento, hace prever que en unos años se habrá conseguido eliminar la enfermedad. Así lo afirma Conrado Fernández, jefe de la Unidad de Aparato Digestivo de la Fundación Hospital Alcorcón, que pronostica que en el año 2021 esta patología será “muy infrecuente en España”, antes de lo esperado por la Organización Mundial de la Salud, que se ha fijado como fecha para la eliminación de las hepatitis víricas el año 2030.

“Desde 2015, España ha sido el país de Europa que más pacientes con hepatitis ha tratado: 81.643, elaborando una historia de éxito cuyo final debe ser la eliminación total de la enfermedad”, ha señalado este especialista en un encuentro con medios de comunicación organizado por Gilead. Este experto considera que España ha liderado la lucha contra esta patología, gracias al Plan Estratégico de Hepatitis C, al esfuerzo de las comunidades autónomas y las asociaciones de pacientes.

A pesar del éxito de la nuevas terapias, Conrado remarca que en España siguen habiendo un 30 por ciento de pacientes con Hepatitis C sin diagnosticar. Por este motivo, ve una responsabilidad identificar a las personas de riesgo, y entre ellas se encuentran las sometidas a una transfusión de sangre antes del año 1991 y los drogodependientes por vía parenteral.

Vosevi para el 3 por ciento que no responde al tratamiento

Epclusa (sofosbuvir/velpatasvir), el primer tratamiento pangenotípico aprobado para pacientes que no han recibido tratamiento previo, es ahora el tratamiento de primera elección, según indican desde Gilead. Además, esta compañía acaba de sumar a su portfolio Vosevi, el otro régimen pangenotípico de un solo comprimido basado en sofosbuvir, para los pacientes que no hayan respondido favorablemente al tratamiento con antivirales de acción directa, que representan alrededor del 3 por ciento. Está disponible en España desde el 2 de noviembre y forma parte del Plan Estratégico de la Hepatitis C.

Frederico da Silva, director del área de Hepatitis en Gilead España, remarcó la simplicidad que aportan estos tratamientos en el manejo del paciente, así como su perfil de tolerabilidad y seguridad, mínimas interacciones con otros medicamentos y la alta barrera a las resistencias.

Inversión con retorno

La inversión en España en el tratamiento de la Hepatitis C crónica con los antivirales de acción directa en el marco del Plan Estratégico Nacional ha sido de unos 1.600 millones de euros. Sin embargo, el retorno generado con esta inversión se sitúa entre los 4.700 y los 7.000 millones de euros, según datos ofrecidos por Conrado y basados en un estudio realizado en España y presentado en el encuentro de la Sociedad Americana de Patología Hepática celebrado el pasado mes de octubre.

El efecto del éxito del tratamiento con los nuevos antivirales se ha traducido en una reducción de la mortalidad por enfermedades del hígado del 82 por ciento, de las cirrosis (del 87 por ciento), carcinomas de hígado (74 por ciento) y los trasplantes (84 por ciento).