La huelga indefinida de médicos y facultativos de los hospitales públicos madrileños arrancará finalmente el día 10 de mayo. Los convocantes quieren protestar así por la falta de respuesta de la Consejería de Sanidad ante la temporalidad en el Sermas. Entre otras reivindicaciones, estos colectivos reclaman la convocatoria por el sistema de concurso de méritos de todas las plazas ocupadas con carácter temporal de forma ininterrumpida con anterioridad a 1 de enero de 2016.

Inicialmente, la huelga estaba prevista el día 9 de mayo. Sin embargo, se retrasa un día, al 10 de mayo. En concreto,  “ante la rigidez interpretativa de la ley por parte de la Administración”, indica el sindicato médico Amyts. En concreto, la fecha de la convocatoria ha sido modificada este mismo miércoles tras el informe de la Abogacía de la Comunidad de Madrid sobre la Ley 20/2021.  Este concluye que la Consejería de Sanidad debe continuar con el proceso de las Ofertas Públicas de Empleo Estatal (OPE) .  Así, establece que  las plazas de facultativos ya publicadas en el Boletín Oficial regional (BOCM) no se pueden desconvocar, ya que significaría vulnerar la legislación nacional vigente en esta materia. De esta forma, han trasladado que el comité de huelga ha sido convocado por la Consejería de Sanidad para su negociación.

También, han asegurado que, en la anterior fecha, el 10 de mayo, no se cumplía con el preaviso. Este debe ser de 10 días naturales, en cuyo cómputo no deben incluirse el día de preaviso ni el día de inicio de la huelga.

Huelga para el 10 de mayo

En cuanto a los detalles de la huelga del 10 de mayo, insisten en que el problema es que con carácter general, se incluirán en este proceso excepcional y único, todas las plazas con ocupación temporal anteriores al 1 de enero de 2016 integradas en la actividad ordinaria y el normal funcionamiento de los servicios sanitarios de la Comunidad. Esto incluye a todos los tipos de relación laboral temporal sin excepción. También las vinculadas a programas y a contratos de guardias, que se entienden como actividad recurrente, ordinaria y necesaria para el normal funcionamiento del servicio público sanitario.

Igualmente, reclaman otra serie de cuestiones encaminadas a reducir la temporalidad. Entre ellas, la convocatoria de Oferta de Empleo Público al amparo de la tasa adicional que contempla la Ley 20/2021. Asimismo, la finalización de los procesos en marcha un concurso de traslado previo a la continuación de nuevas oposiciones o la convocatoria de otras OPEs. Igualmente, exigen que se abra una negociación para todos estos procesos y que se diseñen y cumplan las medidas oportunas para evitar la temporalidad “ilícita” en el futuro.