El último informe del Sistema de Vigilancia de Gripe del Instituto de Salud Carlos III alerta de que la tasa de incidencia de gripe se está intensificando en España. En concreto, según cifras de la semana del 6 al 12 de enero, ya estaría afectando a 105,9 personas por cada 100.000 habitantes.

Si bien a nivel nacional, el nivel de intensidad de actividad gripal es bajo, lo que establece el informe es que el nivel de difusión es extenso y la evolución es creciente.

De hecho, la gripe está afectando a todos los grupos de edad, aunque su incidencia es mayor entre los mayores de 64 años (40 por ciento), seguida del grupo de 15 a 64 años (37 por ciento).No solo aumenta la incidencia, sino también la virulencia. En todos los grupos de edad se presentaban factores de riesgo de complicaciones de gripe.

Concretamente, en los adultos los factores de riesgo más prevalentes son la enfermedad cardiovascular crónica (32 por ciento), la enfermedad pulmonar crónica (27 por ciento) y la diabetes (26 por ciento), y en los menores de 15 años la enfermedad pulmonar crónica (11 por ciento), la enfermedad cardiovascular crónica (11 por ciento) y la inmunodeficiencia (6 por ciento). El 79 por ciento de los pacientes desarrolló neumonía y el 32 por ciento ingresaron en UCI (porcentaje sobre los que tenían información en este aspecto).

Diferencias por CC. AA

En cuanto a diferencias por territorios, desde el inicio de la temporada, se han notificado casos hospitalizados con gripe en 16 comunidades autónomas, situándose la tasa en 5,9 casos por cada 100.000 habitantes. La mayor proporción de casos se registra en los grupos de 64 años (40 por ciento), seguida del grupo de 15 a 64 años (37 por ciento).

Asimismo, por comunidades autónomas, Asturias y Navarra registran un nivel de intensidad medio, siendo bajo en las regiones, excepto en Baleares, Cataluña, Extremadura y Melilla que se mantiene todavía en basal al no haber alcanzado su umbral establecido para esta temporada. Asimismo, la difusión es extensa o local en la mayor parte de España, excepto en Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana, que es esporádica, y nula en Melilla. La evolución es creciente, excepto en Baleares, Cataluña y Melilla, que permanece estable.