Las compañías farmacéuticas innovadoras asentadas en España han vuelto a responder con el máximo compromiso y solidaridad ante la guerra de Ucrania. En concreto, se han volcado con el envío de medicamentos y materiales esenciales, el apoyo a ONG sobre el terreno y la aportación de donaciones económicas.

De esta forma, analgésicos, antibióticos, broncodilatadores, insulinas, vacunas infantiles, antiinflamatorios, anticoagulantes, anestésicos, antiepilépticos o fármacos para la artritis reumatoide son algunos ejemplos de los tratamientos que están enviando las compañías a centros sanitarios y hospitales ucranianos. También a cualquier punto de atención a pacientes que estén sufriendo las consecuencias de este ataque en el seno de Europa.

Sumado a esta contribución, se están volcando con el apoyo a las ONG que trabajan sobre el terreno. Es el caso de Cruz Roja, Unicef, Save the Children, Direct Relief, CARE o el Proyecto HOPE, entre otras. Las donaciones económicas y de materiales están permitiendo hacer llegar a Ucrania y a los países fronterizos agua potable y alimentos. Pero también herramientas de comunicación, como baterías portátiles; ropa para combatir el frío; protección personal frente a la Covid-19. Igualmente, kits de higiene y menstruales y otros productos no alimentarios, o artículos médicos estériles, botiquines y kits médicos para traumatismos.

De forma global, Efpia cifra las aportaciones de estos primeros días en más de 4,7 millones de dosis de medicamentos esenciales y más de 28 millones de euros en apoyo financiero a diferentes ONG.

Más allá de las aportaciones materiales

No solo son aportaciones materiales. Las compañías están ofreciendo su soporte a las organizaciones de ayuda humanitaria en tareas de auxilio psicológico y psicoemocional. Especialmente a los niños y a sus familias. Todo ello pasa por protección de la infancia (prevención de la separación familiar en los desplazamientos, creación de espacios seguros, continuidad de la educación…), o refugio.

Por otra parte, en relación con los ensayos clínicos que se venían realizando en la zona de conflicto, Farmaindustria ha pedido instrucciones a la Aemps para los casos en los que algunos de estos pacientes pudieran trasladarse en España. La respuesta de la Agencia ha sido favorable. Así, se ha comprometido a hacer todo lo que esté en su mano para facilitar el acceso de estos pacientes a los ensayos clínicos autorizados en España.