La industria innovadora europea ha destinado más de 5.300 millones en I+D procedente de la Iniciativa de Medicamentos Innovadores (IMI). La alianza entre la Comisión Europea y la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (EFPIA) ha financiado con este dinero “desde 2008 proyectos de investigación en patologías con necesidades médicas o sociales no cubiertas. Se ha convertido en el mayor proyecto de colaboración público-privada en salud de Europa”, según ha destacado Farmaindustria, con los datos del informe Socio-Economic Impact Report’.

Durante sus primeros seis años de vida, hasta 2014, la alianza ha creado 44 consorcios que han impulsado la investigación de 240 nuevos medicamentos. En total, 41 centros, instituciones y empresas españolas han participado en estos proyectos.

Amelia Martín Uranga, responsable de la Plataforma de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria, ha comentado estos datos. “Con las vacunas COVID-19 estamos comprobando que la colaboración público-privada entre centros de investigación y compañías farmacéuticas es clave para tener éxito”.

Así, según Amelia Martín, en IMI participan las universidades, las compañías farmacéuticas, las pequeñas y medianas empresas, las organizaciones de pacientes y los organismos reguladores de los medicamentos.

Datos de la industria innovadora europea

El informe de la IMI ha ensalzado “el trabajo de expertos del mundo académico, compañías, grupos de pacientes y organismos reguladores». En efecto, «su labor en el modelo de asociación público-privada de la IMI ha conseguido destacados avances científicos”.

Asimismo, ha recalcado que “está cambiando la forma en que se desarrollan nuevos medicamentos. De hecho, mejora la infraestructura y se agilizan los procesos de I+D. Esto implica la creación de redes colaborativas, y también la difusión de los hallazgos conseguidos para desarrollar una fuerza laboral capacitada. De esta forma, es posible poner a Europa a la vanguardia de la I+D científica”.