El Plan Estratégico de AP 2022-2023, presentado por el Ministerio de Sanidad, no incluye propuesta alguna para la especialidad de Pediatría. Tampoco para la Enfermería Pediátrica. Los especialistas infantiles del primer nivel atienden a 6,3 millones de niños menores de 14 años de nuestro país. La ausencia de estas especialidades en dicho plan ha provocado el rechazo del mismo entre las sociedades científicas de Pediatría, Medicina de Familia y Enfermería Pediátrica.

Este objetivo común ha unido a la Asociación Española de Pediatría (AEP), Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la Asociación Española de Enfermería Pediátrica (AEEP), en un comunicado conjunto.

En el mismo insisten en que la ausencia de estas especialidades generaría inequidad y barreras al acceso a la salud de los niños/as y adolescentes. Todo ello conllevaría un deterioro en los indicadores de salud de la población infanto-juvenil. “Debemos recordar que los niños/as tienen derecho a la mejor atención sanitaria disponible, y que la base de la salud en el adulto es la prevención en la infancia”.

Rechazo del Plan Estratégico de AP

La falta de mediadas en Pediatría es uno de los motivos del rechazo del Plan Estratégico de AP, pero no el único. “Este nuevo Plan parece una mera declaración de intenciones. No va acompañado de memoria económica, ni de aumento de inversiones en Atención Primaria. Tampoco se proponen cifras concretas de plantillas, ni se valora el tiempo necesario para desarrollar una adecuada labor asistencial”, critican las sociedades.

En esta línea, insisten en que “los gestores no pueden escudarse en que no hay profesionales (médicos de familia, pediatras o enfermeras pediátricas)”. Así recuerdan las palabras de la vicepresidenta Yolanda Díaz: “No faltan trabajadores, sino condiciones adecuadas y atractivas de contratación”.

De esta forma, el comunicado llama a la reflexión y pide una rectificación. Todo para evitar que “los menores y sus familias pierdan a sus mejores aliados: los pediatras, médicos de familia y enfermeras pediátricas que los acompañan y cuidan en Atención Primaria”.