La insulina glargina de 100UI/ml es una solución inyectable que se presenta en formato de pluma precargada. Existe también la insulina glargina de 300UI/ml, que contiene tres veces más insulina que la insulina estándar. La insulina glargina 300U tiene un volumen menor en su pluma, contienen 1,5 ml,  versus la de 100U que tiene 3 ml.

La solución es incolora y transparente. El pH que le caracteriza es un ácido de valor 4. Su concentración es de 100UI de insulina glargina por mililitro/300 UI de insulina glargina por mililitro. Cada pluma contiene 3ml y, por tanto, presenta 300UI de insulina glargina, la de 300 es más concentrada.

La insulina glargina se obtiene por tecnología recombinante de ADN de Pichia Pastoris. Se trata de un análogo de la insulina. Los análogos de la insulina se diseñaron para imitar el patrón natural del cuerpo de liberación de insulina.

Conservación

Para la conservación de la pluma precargada sin abrir es suficiente mantenerla en nevera a temperatura entre 2º y 8°C.

Si la pluma ya se está utilizando se puede conservar en lugar retirado de la luz y del calor directo, a temperatura no superior a 30°C y durante un periodo máximo de 4 semanas. No debe conservarse en la nevera una vez abierta.

En cuanto a la frecuencia de administración, hay que recordar que la insulina glargina tiene un perfil farmacocinético más estable que la insulina NPH humana, sólo es soluble en medio ácido, pH 4 del vial pero precipita en el pH neutro del lugar de la inyección.

Forma de administración

Cuando la insulina se administra en el tejido subcutáneo, con un pH 7,4, se precipita en microcristales lo que enlentece la absorción. Como consecuencia de este proceso, su inicio de acción es más lento, con una curva de acción más plana y prolongada que reproduce mejor la secreción basal fisiológica de insulina.

Así, el inicio de su acción empieza entre la primera y la cuarta hora desde su administración y su duración es de hasta 18-24 horas en el caso de insulina glargina U-100 y 24-36 horas insulina glargina U-300, lo que permite su administración en dosis única. No obstante, hay que detallar que en diabéticos tipo 1, en ocasiones, se pueden administrar dos dosis.

Se recomienda administrarla por vía subcutánea en un pliegue de piel del abdomen, muslo o parte superior del brazo. Es aconsejable ir alternando las zonas de administración para evitar la aparición de lipodistrofia.

Dosis de inicio de la insulina glargina

Con respecto a las dosis de inicio, las establecidas son 0,2 UI/kg peso/día. En ancianos muy frágiles la dosis de inicio es menor, de 0,1 UI/Kg peso/día.

La insulina glargina debe administrarse una vez al día a cualquier hora, pero todos los días a la misma hora, aunque es preferible administrarla por la mañana cuando aparecen hipoglucemias nocturnas.

La inyección de insulina glargina una vez al día alcanza niveles de estado estacionario 2-4 días después de la primera dosis. Como se ha comentado, excepcionalmente, en algunos pacientes con diabetes mellitus tipo 1, se pueden requerir dos inyecciones al día para cubrir estrictamente las 24 horas del día.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina General Casto Fernández Cuadrillero, Elena Gutiérrez Martín y María Inmaculada Vizcaíno López, de Valladolid; los médicos de Atención Primaria Edurne Madoz Zubillaga, Itziar Blanco Platero y Javier Oreja Buldain, de Pamplona; Juan José García Díaz, Alejandro Bezares Olarte y Javier Luis Ruiz Soria, de Nájera, y Javier Rodríguez Morua, Jon Aguirre Herrero y José Macías Sainz, del Centro de Salud de Algorta.