La insulina glargina ofrece un buen perfil de seguridad con control de hipoglucemias