Con motivo del “Día Mundial de la Radiología” la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) ha querido resaltar cómo las nuevas tecnologías están revolucionando el diagnóstico de los pacientes.  En palabras de Pablo Valdés Solís, presidente de la SERAM, “ya no es solo que las técnicas de imagen sean más sensibles o rápidas; la revolución actual es el manejo de la gran cantidad de información que generan las nuevas técnicas”. A su juicio, “estos datos, analizados con potentes sistemas de inteligencia artificial y la ya inminente radiómica, permitirá hacer una radiología personalizada, un diagnóstico específico para cada paciente, cada vez más preciso y que permita un tratamiento más eficaz”.

Esta mayor precisión y personalización está permitiendo extender sus aplicaciones y beneficios tanto a nivel diagnóstico como de tratamiento. Sin embargo, cabe recordar que pese a estos avances, la figura del radiólogo, a la hora de interpretar los datos, sigue siendo fundamental. Como recalca Miguel Ángel Sánchez Chillón, presidente del Colegio de Médicos de Madrid, “es imprescindible que reivindiquemos su labor; no hay avance técnico, ni tecnológico que pueda suplir sus conocimientos a la hora de precisar un diagnóstico. A pesar de que la Radiología ha evolucionado de manera vertiginosa en las últimas décadas, los radiólogos son y serán indispensables para que el paciente gane en calidad con procedimientos eficaces y precisos”.

Avances concretos

Todas estas tecnologías están mostrando cada vez más resolución, aportando más detalle de la lesión y de la anatomía normal. Pero, además, ya se están obteniendo imágenes funcionales, que muestran anomalías incluso antes de que se manifiesten morfológicamente. Por otra parte, como destaca Valdés, “los nuevos sistemas de inteligencia artificial aplicados a las distintas adquisiciones de imagen permiten reconstruir las imágenes a unas velocidades impensables hace pocos años, algo que supone una mayor comodidad para el paciente”. Y los diagnósticos son cada vez más precisos, no solo por la ayuda de las nuevas tecnologías, sino por la mejor integración de todos los sistemas.

En cuanto a las técnicas diagnósticas más destacadas, Milagros Martí de Gracia, vicepresidenta de SERAM, asegura por su parte que “todas tienen un papel importante: desde la simple radiografía hasta las más complejas modalidades combinadas (como la tomografía por emisión de positrones -PET- y la tomografía computarizada -TC-), pasando por la ecografía y la resonancia magnética”; con todo, y en el caso de las lesiones deportivas, “las técnicas que han experimentado un mayor desarrollo en los últimos años son la ecografía y la resonancia magnética” y, en concreto, “resulta especialmente útil en el deporte la ecografía, por su versatilidad y disponibilidad in situ”.