Estudios recientes constatan un mejor manejo del tratamiento hemodinámico utilizando técnicas de inteligencia artificial. En concreto, el cambio llega a través de una nueva técnica denominada “Deep Reinforcement Learning” donde la inteligencia artificial aprende de forma continuada y de una manera multidimensional, desarrollando múltiples algoritmos de toma de decisiones para optimizar la prescripción, que en este caso, es la fluidoterapia y los vasopresores.

Así lo han dado a conocer desde la  Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), basándose en los datos de un modelo desde dos bases de datos de pacientes en UCI distintas, una con más de diecisiete mil enfermos (en 5 UCIs) y otra con setenta y nueve mil (en 128 UCIs), incluyendo 48 variables y utilizando los criterios del SEPSIS-3 para definir la sepsis. En el mismo se concluía que la mortalidad, en el grupo de validación del modelo, era menor, lo que demuestra que este será el primer paso hacia la mejora del tratamiento de la sepsis, combinando estos avances con los protocolos de detección precoz, diagnóstico y tratamiento específico de la enfermedad.

Cabe recordar que la sepsis es un problema de salud mundial que está afectando a más de 31 millones de personas en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. En palabras de Marcio Borges, coordinador nacional del Código Sepsis , “esta nueva metodología aporta un análisis inteligente evaluando una enorme cantidad de datos, y al mismo tiempo va aprendiendo progresivamente cual es la mejor decisión, ya que ahora mismo no sabemos la real epidemiología real del problema.

Programas de atención a la sepsis

Además de la aplicación de estas nuevas herramientas,diferentes hospitales y comunidades  cuentan con programas de atención a la sepsis, es decir,  iniciativas nacionales tales como EduSepsis, ENVIN-HELICS y el Código Sepsis de España, que congrega a más de 25 sociedades científicas españolas y 15 internacionales, donde la SEMICYUC es fundadora y líder del proyecto; y organismos internacionales, tales como la Surviving Sepsis Campaing o la World Sepsis Alliance, han demostrado que se puede mejorar de forma muy significativa la atención de  los pacientes mejorando su rápida detección, el inicio del tratamiento adecuado, así como disminución de la mortalidad y uso de recursos.

Como explica Ricard Ferrer, de SEMICYUC, “este es uno de los campos donde las potenciales aplicaciones de la inteligencia artificial puede ser más útiles. Desde la SEMICYUC pensamos que estas nuevas tecnologías pueden ser una herramienta más para mejorar el manejo de los pacientes críticos, pero debe contar con los conocimientos de los profesionales de la medicina intensiva para su desarrollo, validación y puesta en práctica”.