La obesidad influye en la virulencia