Enriqueta Felip acaba de llegar a la presidencia de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Apuesta por seguir reforzando la formación y la investigación. Se declara defensora del trabajo en equipo, ya que es la única manera de seguir avanzando en mejores opciones para los pacientes y familias.

¿Cuáles son los objetivos prioritarios de la Junta Directiva de SEOM?

Trabajaremos reforzando los programas existentes, pero también introduciendo iniciativas en sintonía con la rápida evolución de la Oncología. Así, queremos reforzar a SEOM como punto de encuentro para dar respuesta conjunta a las necesidades de los pacientes y familias. Posicionaremos a SEOM y a los pacientes en el centro de la Medicina de Precisión, no solo en el tratamiento sino también en la prevención y en el diagnóstico precoz. Además, trabajaremos para garantizar el acceso a estrategias de consejo genético, prevención, cribado, procedimientos diagnósticos y moleculares, acceso a fármacos oncológicos y cuidados paliativos.

¿Es prioritaria la formación?

En formación, vamos a promover programas educacionales en áreas emergentes como la Medicina Traslacional, inteligencia artificial y big data.

¿Cómo se articula la formación de sus asociados y de los médicos en formación?

La formación continuada para los profesionales implicados en el abordaje del cáncer es uno de los objetivos prioritarios de SEOM, que desarrolla numerosas iniciativas tanto en formato presencial como online. Nuestro deber es garantizar la seguridad de los pacientes y los abordajes más actuales y eficaces, y nuestra responsabilidad es que los profesionales tengan una formación óptima y constante.

¿Qué se prioriza en la formación?

SEOM proporciona programas de formación priorizando elementos como excelencia, calidad e independencia para asegurar que los profesionales dispongan de herramientas que garanticen unos conocimientos actualizados y continuos para el ejercicio de su profesión. Uno de nuestros objetivos será reforzar también las iniciativas educativas de SEOM para pacientes y familias.

¿Cuáles son las actividades principales?

La principal actividad es el congreso anual, junto con el Máster SEOM, que se trata del primer máster en español en Oncología Médica. Además, SEOM ha desarrollado un campus virtual, un espacio que da cabida a webinars formativos de diferentes temas de interés y que pone a disposición de los socios de SEOM y de las Secciones y Grupos de Trabajo de SEOM. Destacaría las excelentes iniciativas de la Sección +MIR, que da soporte a los residentes, adjuntos jóvenes y tutores de residentes, ofreciendo formación específica, como la jornada de tutores de residentes y el curso sobre control de síntomas y terapia de soporte, que está dirigido a los residentes de los primeros años e incluye una serie de capacitaciones y habilidades transversales muy relevantes.

¿Y la investigación?

Respecto a investigación, continuaremos apostando por el programa de Premios y Becas SEOM, dotándolo de todos los recursos posibles para fomentar la investigación en cáncer en España, fundamental para continuar avanzando. Consolidaremos a SEOM como punto de encuentro de los Grupos Cooperativos de Investigación en Cáncer y fomentaremos el diagnóstico y tratamiento multidisciplinar reforzando las alianzas con otras sociedades científicas. Queremos desempeñar un papel activo en el desarrollo, implementación y seguimiento de planes estratégicos en cáncer.

¿Qué relación hay entre la formación y la investigación?

Educación, una atención de excelencia e investigación son elementos claves para garantizar las mejores opciones para los pacientes. La investigación es imprescindible para lograr avances en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer que permitan alcanzar una mayor tasa de curaciones, una supervivencia más prolongada y una mejor calidad de vida de los pacientes oncológicos. La investigación es la mejor herramienta para nuestra formación y es una garantía para los pacientes con cáncer y para la sociedad.

¿Qué recursos destinan a estos objetivos?

La mayor parte de nuestros recursos los destinamos a la formación de los profesionales y a impulsar la investigación mediante la convocatoria anual de becas para la financiación de estancias de oncólogos médicos en centros de referencia internacionales, becas de intensificación y de retorno y becas para proyectos de investigación.

¿Qué papel tienen los Grupos Cooperativos en Investigación en Cáncer?

Los Grupos Cooperativos son clave para promover una investigación de excelencia que pueda responder a preguntas académicas de gran interés y con un abordaje multidisciplinar. Una colaboración estrecha con los Grupos Cooperativos es fundamental para SEOM y elaboramos de manera conjunta un dossier que aglutina la actividad investigadora y formativa de estos grupos. En el dossier más reciente se pone de manifiesto que en la última década los Grupos Cooperativos españoles han promovido más de 550 ensayos clínicos en los que se han incluido aproximadamente 60.000 pacientes y que han contribuido en avances muy relevantes en Oncología.

¿Qué papel tiene la investigación española en el campo de los ensayos clínicos?

Los oncólogos españoles tienen un papel clave y de liderazgo en la investigación clínica a nivel internacional. La excelente actividad en ensayos clínicos académicos e investigación traslacional está ligada a Grupos Cooperativos Españoles y a los programas del Instituto de Salud Carlos III. Además, existe una importante colaboración entre los centros para favorecer el acceso de los pacientes a los ensayos clínicos disponibles y que amplíen sus opciones terapéuticas.

¿Cómo está organizado ese trabajo?

La limitación que tenemos en España es que este trabajo en red no está organizado a nivel administrativo, sino que depende de la implicación particular de cada uno de los profesionales que tratan a los pacientes. Es fundamental apoyar la investigación y el acceso a ensayos clínicos que suponen una oportunidad terapéutica para los pacientes y un alivio en el coste de los fármacos para el sistema sanitario. Tenemos el reto de una reestructuración institucional muy clara en ese sentido.

¿Dónde se centran las nuevas vías de investigación?

Existen diferentes grupos de investigación, cada uno de ellos especializado en el abordaje de diferentes áreas en el campo de la Oncología. Destacaría la búsqueda de nuevas alteraciones moleculares oncogénicas responsables del tumor para poder realizar tratamientos dirigidos, así como la identificación de mecanismos moleculares de resistencia que permitan optimizar y avanzar en un tratamiento individualizado. Hay una investigación muy activa en ahondar en un mayor conocimiento sobre los mecanismos de acción antitumoral de la inmunoterapia, nuevas combinaciones y nuevas estrategias (terapia celular adoptiva). Otra línea relevante es la monitorización de la enfermedad con técnicas como la biopsia líquida y la posible implicación y detección de la enfermedad mínima residual tras los tratamientos radicales. Por último, comentar la investigación que aborda un posible manejo individualizado en prevención y diagnóstico precoz del cáncer.

¿Cuál es la participación de los grupos españoles en la investigación internacional?

A pesar de las limitadas ayudas en la investigación, los científicos españoles tienen un alto reconocimiento en el ámbito internacional con un importante trabajo colaborativo con otros grupos de investigación en otros países. Esto se identifica con la participación de grupos españoles en importantes proyectos internacionales, así como en presentaciones y publicaciones de alto nivel científico.

¿Qué relación tienen con las sociedades europeas e internacionales?

SEOM tiene excelentes relaciones de colaboración con las sociedades internacionales. Es importante destacar que oncólogos españoles ocupan posiciones de liderazgo en sociedades científicas internaciones, lo que facilita una excelente relación e iniciativas conjuntas. Seguiremos trabajando para reforzar la presencia internacional de SEOM, tanto en Europa, intensificando sinergias con ESMO, como en Portugal e Hispanoamérica.

¿Goza de buena salud la Oncología española?

La Oncología española goza de buena salud en lo que respecta a una atención y cuidado de excelencia de los pacientes, nos encontramos a la vanguardia de la Oncología y hay una gran actividad investigadora, que permite que nuestros pacientes reciban los tratamientos más innovadores. Sin embargo, esto es a expensas de un enorme esfuerzo por parte de los profesionales, ya que, en muchos, casos las plantillas de Oncología Médica están infradimensionadas y tenemos algunas situaciones de precariedad laboral. Además, hay algunos aspectos que se deberían mejorar, puesto que necesitamos que los biomarcadores se incorporen en la cartera de servicios del SNS y que el acceso a fármacos oncológicos innovadores sea más rápido, con una evaluación más ágil y transparente e incluyendo criterios clínicos para establecer el valor de los mismos.

¿Y la Medicina de Precisión?

La Medicina de Precisión en Oncología consigue que el diagnóstico sea más preciso, ya que incorpora la determinación de biomarcadores y otros test que nos permiten seleccionar los tratamientos más eficaces y seguros para cada paciente. El tratamiento individualizado en función de biomarcadores mejora la supervivencia de los pacientes en varias situaciones clínicas. Una de las limitaciones actuales a la Medicina de Precisión es que en muchos casos los estudios de secuenciación que dan acceso a tratamientos dirigidos no están cubiertos por el SNS. De forma paralela a la evaluación del fármaco, y también de forma trazable, hay que trabajar en la implementación de dichas determinaciones que permiten que la Medicina de Precisión sea una realidad. También necesitamos nuevas herramientas que faciliten conocer con exactitud resultados de vida real de la aplicación de los tratamientos individualizados en subgrupos moleculares.

¿Hay equidad en la implantación de los nuevos tratamientos oncológicos en las distintas comunidades?

Particularmente, en el campo de la Oncología la investigación se ha incrementado de forma muy significativa en los últimos años. Esto supone un incremento en el número de fármacos que demuestran una actividad antitumoral en estudios clínicos que justifica su aprobación para que los pacientes puedan beneficiarse. En la actualidad, hay diferencias en el acceso a tratamientos oncológicos en las distintas comunidades e, incluso, entre hospitales. En Oncología tenemos el reto de evaluar todos los fármacos de forma ágil y transparente. Es fundamental una evaluación clínica rigurosa y rápida de los fármacos, por un grupo multidisciplinar que incluya también a oncólogos, que establezca el valor clínico y la innovación que aportan. Por supuesto, también es absolutamente necesaria una evaluación económica. Ambos informes deben ser accesibles. La monitorización de todo el proceso debe ayudar a garantizar unos tiempos competitivos de respuesta y para todas las personas. Debemos garantizar que todos los pacientes tengan acceso a la innovación.

¿Cuáles son los problemas a los que se enfrenta la Oncología en esta etapa post-COVID?

Recuperar la normalidad en la atención para poder garantizar los programas de cribado, el diagnóstico precoz en un tiempo óptimo y los abordajes multidisciplinares.

¿Qué peculiaridades presentan los pacientes en los que se ha retrasado su diagnóstico?

Los retrasos diagnósticos a causa de la pandemia COVID-19, ya fueran por suspensión de los programas de cribado o por una dificultad o retraso en la atención sanitaria, conllevan una extensión de los tumores y el diagnóstico en estadios más avanzados. Esto puede implicar la necesidad de tratamientos más agresivos (cirugías más agresivas, necesidad de tratamientos complementarios como la quimioterapia o radioterapia) y, en algunos casos, ha podido significar la pérdida de oportunidad de hacer un tratamiento con intención curativa, en aquellos pacientes que han desarrollado metástasis. Por eso, la pandemia ha podido tener un efecto pronóstico negativo en algunos pacientes.

¿Cómo va a afectar a la supervivencia y al pronóstico de la enfermedad?

Los retrasos diagnósticos, en gran parte de los casos, pueden suponer que la enfermedad tumoral ya no esté limitada a un órgano, sino que ya esté diseminada. Esto significa que situaciones curables son incurables si se retrasa su diagnóstico y esto tiene un impacto innegable en la supervivencia de los pacientes. Además, cuanto más se tarde en diagnosticar un tumor los tratamientos serán más agresivos y la probabilidad de que el tumor vuelva a aparecer, más alta. Un estudio inglés publicado hace unos meses estima que un retraso modesto de la cirugía en tumores agresivos puede suponer una reducción de hasta un 30 por ciento en la supervivencia a seis meses.

El cáncer, ¿llegará a ser una patología crónica?

Ese es el objetivo de muchos tratamientos, lograr que los pacientes convivan con su tumor bien controlado con la medicación, logrando incluso en algunos subtipos tumorales remisiones completas duraderas. Lo estamos consiguiendo en ciertos pacientes con los fármacos dirigidos y con los tratamientos de inmunoterapia.

En prevención, ¿se ha avanzado en los últimos años?

La prevención del cáncer es todavía una asignatura pendiente y, para ello, se debe insistir en que hasta un tercio de las muertes por cáncer se deben a factores de riesgo evitables: tabaco, alcohol, infecciones, sedentarismo, obesidad y dietas inadecuadas. Es fundamental seguir concienciando a la población de la importancia de controlar estos factores de riesgo para lograr una disminución de la incidencia de cáncer.

¿Qué papel tiene Atención Primaria en reforzar los hábitos saludables?

La Atención Primaria tiene un papel fundamental, ya que son los profesionales que tienen una mayor continuidad en el cuidado de la población general y, por tanto, quienes pueden tener un mayor impacto. La Atención Primaria es clave en prevención, en programas de cribado y en diagnóstico precoz del cáncer, y es muy importante reforzar el trabajo conjunto y los canales de comunicación. La supervivencia de los pacientes diagnosticados de cáncer seguirá aumentando y es importante trabajar con Atención Primaria en programas específicos para los largos supervivientes. En SEOM tenemos un grupo de trabajo con Atención Primaria, concretamente, con semFYC, al que se podrán unir otras sociedades, para elaborar un marco de recomendaciones generales, a modo de declaración de principios para hacer un seguimiento en conjunto del paciente activo y del largo superviviente de cáncer y establecer un modelo coordinado y consecutivo.

A nivel asistencial, ¿con qué especialidades tienen más relación?

Con todas las especialidades y profesionales implicados en la prevención, el diagnóstico precoz y el abordaje multidisciplinar del cáncer. También es muy importante nuestra relación con todos los profesionales implicados en investigación. En SEOM consideramos esencial el manejo multidisciplinar del paciente con cáncer en Comités de Tumores específicos que incluyan a todos los profesionales implicados en el abordaje de cada tipo de tumor, considerando siempre el beneficio del paciente como objetivo central del funcionamiento de dichos comités. El trabajo en equipo es la única manera de seguir avanzando en mejores opciones para los pacientes y familias.

¿Cómo es la coordinación con esas especialidades?

En SEOM tenemos una dilatada trayectoria multidisciplinar que ha ido creciendo con los años y que va a continuar así. Fomentamos y promovemos el abordaje multidisciplinar como parámetro de calidad y como eje del modelo organizativo de la atención oncológica. Buena prueba de ello es la publicación de consensos en colaboración con otras sociedades científicas implicadas en el abordaje del cáncer que se realizan en el seno de grupos de trabajo creados a tal efecto.

¿Qué papel tiene FACME en esa colaboración?

Desde SEOM consideramos que el papel de FACME como eje central y aglutinador de todas las especialidades médicas es fundamental. Contar con una federación que nos represente en temas transversales ante la Administración Sanitaria y otros agentes es muy importante.