"Mi prioridad número uno es la reforma de la Ley de Garantías; una ley que no será cortoplacista", reconoció César Hernández, recientemente nombrado director general de Cartera Común de Servicios del SNS y Farmacia.

Hérnández intervino en varias mesas en el XXI Encuentro de la Industria Farmacéutica Española, organizado por Farmaindustria que se celebró la pasada semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

El nuevo responsable sanitario mostró su agradecimiento por la acogida recibida y por las felicitaciones recibidas tanto por parte de los profesionales sanitarios, como desde el sector, al acceder a su nuevo puesto, “que he aceptado ilusionado y con ganas de hacer cosas”, dijo sonriente.

En su exposición, al tiempo que incidió en la reforma de la citada Ley, se comprometió a hacerla mediante el diálogo para que todas las partes interesadas la consideren como suya. “No tiene que ser cortoplacista, sino mirando al futuro", apostilló.

Fármacos viejos 

En relación a algunos aspectos de la reforma indicó que llevará a cabo la fijación de precios de los medicamentos tanto nuevos como antiguos. Porque, en su opinión, “hay que asegurar el mantenimiento de medicamentos viejos que tienen valor, incluso también nuevas indicaciones”.

En cuanto a los fármacos críticos identificados por la AEMPS, y sobre los que se han puesto incentivos regulatorios e industriales, Hernández subrayó que es hora de plantear también beneficios de precio y reconocimiento en valor, por ello, se comprometió a abordarlo.

Diálogo

En toda su intervención se refirió a la necesidad de dialogar “con todos los agentes implicados para llegar a acuerdos que legitimen las medidas que se adopten”, señaló sonriente, aunque alertó que habrá desencuentros, “pero igualmente la posibilidad de llegar a acuerdos”.

Reconoció su intención de colaborar codo con codo con la AEMPS. “Trabajaremos de forma conjunta sin tener en cuenta que hay una zona fronteriza nítida; seguiremos en la línea que lo hemos venido haciendo”, remarcó.

Hernández explicó también que llevará a cabo una evaluación de la Red de Evaluación del Medicamento del SNS (Revalmed).Se revisará lo que funciona bien y lo que no y se buscarán nuevas soluciones”.

Otro de los puntos clave que abordará será el acceso a los medicamentos. “Ningún director general, ni funcionario del Ministerio, ha querido ir contra el acceso”, aunque muchas veces conciliar ese triángulo “innovación-acceso-sostenibilidad resulta muy complicado”, reconoció.

Responsabilidad

Para ello, pidió responsabilidad a la industria farmacéutica, “una responsabilidad colectiva”, en la que él facilite que todo funcione bien. "Es la única manera de que todo vaya correctamente".

Un problema, el de las prestaciones farmacéuticas, que no solo ocurre en España, ya que en los próximos meses se va a cambiar gran parte del cuerpo legislativo farmacéutico en Europa. “Me gustaría que nosotros pudiéramos influir en cómo se hacen las cosas, porque somos capaces de hacerlo, como lo hemos visto en las vacunas de la covid desde la AMPS”.

Investigación biomédica

Por otro lado, en este XXI Encuentro de la Industria Farmacéutica, organizado por Farmaindustria, se debatió también sobre  la investigación biomédica, de la mano de referentes en este ámbito como Antonio López Navas, coordinador del Plan Nacional frente a la Resistencia de los Antibióticos (PRAN); María Victoria Mateos, presidenta electa de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), y Fernando Rivera Herrero, jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Cantabria).

Amelia Martín Uranga, directora asociada de Investigación Clínica y Traslacional de Farmaindustria y moderadora del coloquio, recordó que no se puede concebir un sistema sanitario de calidad sin una sólida actividad investigadora, "y es la base sobre la que ha de levantarse una sociedad moderna".

Colaboración

El futuro de la investigación biomédica tuvo su lugar en la UIMP

Antonio López Navas (PRAN), Amelia Martín Uranga (Farmaindustria), María Victoria Mateos (SEHH) y Fernando Rivera (Hospital Marqués de Valdecilla).

"España es un país preparado para asumir una posición de referencia internacional en la investigación biomédica del futuro, más compleja y personalizada. Pero jugamos con ventaja, puesto que ya somos un referente en investigación clínica", señala la experta.

“La colaboración desde hace años entre Administración, agencia reguladora, investigadores, hospitales, clínicos, pacientes y compañías farmacéuticas ha hecho que hoy nuestros centros participen en tres de cada diez ensayos que se realizan en Europa. Y también se ha traducido en que España haya sido el primer país de la región y el cuarto del mundo en número de ensayos clínicos para la Covid-19”, añadió.

Los frutos de este trabajo bien hecho se están recogiendo, como muestra el hecho de que en 2020 y 2021 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) haya autorizado una media de mil ensayos anuales, de los cuales ya un 22 % son para enfermedades raras.

600 estudios

“A 31 de agosto de 2022, tenemos contabilizados más de 600 estudios, y el 84 % de ellos son promovidos por la industria farmacéutica, lo que demuestra el compromiso de este sector con la investigación biomédica en nuestro país. Creo que debemos estar orgullosos de lo que se está logrando”, informó Martín Uranga.

Para seguir ganando terreno y consolidar este liderazgo español en investigación, se deben seguir mejorando las infraestructuras e incrementar los recursos destinados a la investigación, así como dar pasos relevantes en el ámbito de la digitalización de los procesos de la investigación clínica para también trabajar en descentralizar estos procesos y permitir una mayor equidad territorial en la participación de los pacientes en los ensayos clínicos.

Público-privada

A ello sumó la necesidad de impulsar también la investigación básica y preclínica, en un marco de colaboración público-privada. “Es un momento oportuno para ello y todos debemos trabajar como país para conseguirlo”, defendió la portavoz de Farmaindustria, que recordó también el convencimiento de la industria, que viene haciendo propuestas en este sentido a la Administración.

“La cooperación multisectorial, internacional y el modelo de colaboración público-privada es una historia de éxito, como ha demostrado la pandemia por coronavirus, por lo que su fortalecimiento e impulso deben ser considerados como grandes desafíos de futuro para nuestro sistema sanitario”, resaltó.

Hay que recordar que esta visión de oportunidad para España en materia de impulso a la I+D y la producción de medicamentos está en línea con el conjunto de la industria farmacéutica en Europa ante el desarrollo de la Estrategia Farmacéutica Europea.

Las compañías insistieron en la necesidad de entendimiento entre autoridades e industria para crear el marco adecuado para que el sector farmacéutico pueda desarrollar todas sus potencialidades y contribuir en mayor medida al crecimiento social y económico de la región.