El pasado junio de 2018 fue la primera vez que una norma sobre la eutanasia logró apoyo mayoritario para su tramitación en el Congreso. Sin embargo, tras varios intentos fallidos, será este martes cuando el PSOE vuelva a llevar esta ley para su tramitación en el Congreso de los Diputados.

En esta ocasión, los socialistas abogan por incluir esta práctica como una prestación más en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud (SNS) y regular la labor de los médicos ante estos casos, permitiendo que los profesionales que así lo deseen puedan apelar a la objeción de conciencia para no realizar esta práctica.

Cabe recordar que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo bandera de esta ley durante esas dos campañas electorales porque, según la portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra, tiene un “empeño” personal en hacerla realidad.

Varios intentos fallidos

En cuanto a cuál ha sido la trayectoria de esta ley, en junio de 2018,  la primera vez que llegó al Congreso, fue gracias a un cambio en la postura de Ciudadanos que pasó del voto en contra en un primer debate, sobre una ley de Unidas Podemos, a la abstención en la norma socialista.

Posteriormente, la segunda toma en consideración tuvo lugar en septiembre de 2019, poco antes de que se volvieran a disolver las Cortes del Congreso de los Diputados por la incapacidad de Pedro Sánchez de formar Gobierno. Tanto el año pasado como el anterior el PP votó en contra de su tramitación.

De esta forma, su tramitación decayó en ambos casos por la convocatoria de elecciones, primero en abril de 2019 y después en noviembre de ese mismo año.

Ahora, con un arco parlamentario distinto al de aquellas legislaturas, el PSOE volverá a intentar sacar adelante esta ley que tiene como objetivo facilitar el derecho a morir a las personas con enfermedad o discapacidad grave que no tengan más opciones de tratamiento y que quieran voluntariamente, y con informes médicos, acabar con su vida.