La longevidad de las neuronas está intrínsecamente determinada durante el desarrollo,están genéticamente programadas para tener una larga vida, así lo demuestra un equipo de investigación de la Universidad de California en Riverside.

Cuando nuestras neuronas, las principales células del cerebro, mueren, nosotros también. La mayoría de las neuronas se crean durante el desarrollo embrionario y no tienen ‘respaldo’ después del nacimiento. Los investigadores han creído generalmente que su supervivencia está determinada casi extrínsecamente, o por fuerzas externas, como los tejidos y las células.

El estudio, publicado en la revista ‘Neuron‘, identifica un mecanismo que los investigadores dicen que se desencadena en el nacimiento de las neuronas para disminuir intrínsecamente una forma general de muerte celular, o apoptosis, específicamente en las neuronas. Cuando esta regulación genética se detiene, la supervivencia neuronal continua se interrumpe y conduce a la muerte del animal.

Se desconocen los controles genéticos que permiten la longevidad de las neuronas.

El equipo informa ahora de que la pieza central del mecanismo involucrado es un pequeño trozo de secuencia genética en Bak1, un gen pro-apoptótico cuya activación conduce a la apoptosis. La expresión de Bak1 se apaga cuando este pequeño trozo de secuencia genética, llamado microexón, se empalma en el producto final del gen Bak1. Los exones son secuencias que componen el ARN mensajero.

Control de la apoptosis

“La apoptosis es una vía que controla la renovación celular y la homeostasis del tejido en todos los metazoos. La mayoría de las células no neuronales se involucran fácilmente en la apoptosis en respuesta al estrés intrínseco y extrínseco. Pero este programa celular suicida necesita ser controlado por las neuronas para que vivan por muchos años. Ahora mostramos cómo se produce la atenuación genética de la apoptosis neuronal”, explica el líder del estudio, Sika Zheng.

El equipo de investigadores encontró que las neuronas corticales reducen su sensibilidad a la apoptosis tan pronto como nacen. También observaron que la apoptosis se reduce gradualmente durante el desarrollo neuronal antes de que las neuronas formen conexiones o inerven otras células, sugiriendo que otros factores distintos a las señales extrínsecas pueden jugar un papel.

“Mostramos que las neuronas transforman el modo en que regulan la muerte celular durante el desarrollo. Esto es para asegurar la longevidad de las neuronas, que es necesaria para mantener la integridad de los circuitos neuronales para las funciones cerebrales”, argumenta Zheng.

A continuación, su equipo estudiará si el mecanismo identificado se activa en las enfermedades y lesiones neurodegenerativas que causan la muerte celular neuronal.