Un nuevo estudio sugiere que una mayor penetración de los ACOD en España podría conducir a mejores resultados en salud de pacientes con fibrilación auricular. Estos datos son consistentes con los previamente publicados en otros países europeos como Suecia, Alemania, Italia e Inglaterra.

En concreto, se trata del trabajo ‘Epidemiología del ictus cardioembólico y su asociación con la penetración de los ACOD en España: primer estudio poblacional 2005-2018’. Ese se ha publicado en la Revista Española de Cardiología, la principal cabecera de REC Publication. Esta es de la familia de publicaciones científicas de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Se trata del primer estudio poblacional realizado en España sobre este tema y abarca un periodo de 14 años. En concreto, analiza las consecuencias de la mayor penetración de los ACOD en España. De esta forma, el trabajo ha sido llevado a cabo por un grupo de expertos de distintas especialidades incluyendo cardiología, medicina interna y neurología. El mismo muestra una asociación entre el incremento en el uso de los ACOD, y la reducción de la incidencia de ictus isquémicos ligados a fibrilación auricular (FA) en España.

Mayor penetración de los ACOD

La prevalencia e incidencia de la FA ha aumentado sustancialmente en los últimos años. Históricamente, el tratamiento de elección para la prevención del ictus en pacientes con FA, que puede tener devastadoras consecuencias tanto para el paciente como para sus familiares, habían sido los antagonistas de la vitamina K (AVK). Sin embargo, desde hace unos años las guías de práctica clínica establecen el uso preferencial de los ACOD (vs AVK) en los pacientes elegibles.

Según este trabajo, la mayor penetración de los ACOD se asoció significativamente con una reducción de los accidentes cerebrovasculares. En concreto, los relacionados con la fibrilación auricular en pacientes de 65 años o más (que fueron los estudiados). Sin embargo, se trata solo de una asociación descriptiva que no puede demostrar causalidad. Estos hallazgos pueden ayudar tanto a los profesionales sanitarios como a la administración a fomentar el uso de ACOD para prevenir la isquemia relacionada con fibrilación auricular.