Actualmente, y de modo creciente, la mayor parte de las intervenciones quirúrgicas que se realizan en nuestro país son a la población geriátrica. Paralelamente esto genera la mayor parte de la mortalidad y morbilidad hospitalarias. Por esta razón, la Sección de Calidad, Seguridad y Gestión de la Asociación Española de Cirujanos (AEC) ha desarrollado una nueva monografía. Esta se centra en el “Manejo del paciente quirúrgico de edad avanzada”.

En la misma se explica que la edad por sí sola no es el único factor determinante de riesgo a la hora de someterse a una intervención quirúrgica. Sin embargo, lo que influye es la coexistencia de varias enfermedades. También los hábitos y el estado global funcional que el paciente presenta afectan a su nivel de fragilidad.

La Asociación Española de Cirujanos establece en esta nueva monografía una serie de recomendaciones para evitar que un paciente sea frágil a una edad más temprana: evitar el sobrepeso, llevar una dieta equilibrada, no fumar y hacer deporte, entre otros.

Riesgos y recomendaciones en población geriátrica

Según Manuel Romero, uno de los coordinadores de esta monografía, “es evidente que en los últimos años la cirugía en población de edad avanzada se ha desarrollado exponencialmente”. Esto es gracias a una mejora en las diferentes técnicas quirúrgicas y anestésicas, pero sobre todo gracias a un mejor conocimiento del proceso de envejecimiento. “Todo ello ha permitido conseguir resultados similares en pacientes de edad avanzada a los obtenidos en grupos de pacientes más jóvenes”.

Sobre el punto de vista quirúrgico, da más datos David Parés, otro de los coordinadores de la monografía. “Para disminuir el riesgo de este tipo de pacientes hay que evaluarlos en su totalidad”. Es decir, tanto físicamente como socialmente, para realizar una preparación adecuada de la cirugía. Esto incluye programas pre-habilitación para mejorar el estado general del paciente con recomendaciones. También programas de ejercicio adaptados a la población geriátrica. Por último, es recomendable que el paciente sea manejado por un grupo multidisciplinar. En el mismo deben trabajar cirujanos, anestesiólogos, geriatras y otros especialistas como, por ejemplo, trabajadores sociales.