El tercer informe “Recursos y Calidad en Medicina Interna” (RECALMIN), que analiza la atención en las Unidades de Medicina Interna del Sistema Nacional de Salud (SNS) ha desvelado datos interesantes. El primero que la Medicina Interna del futuro es femenina. No obstante, según este estudio, el 62 por ciento de residentes internistas en España son mujeres. En la actualidad, el 52 por ciento de las médicas internistas ya son mujeres.

Además, el informe RECALMIN ha estimado una tasa de 7,4 a 7,9 médicos internistas por cada 100.000 habitantes en los hospitales generales del SNS. El principal destino de estas profesionales son hospitales de menos de 500 camas.

Se trata de un trabajo de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), realizado con el apoyo de la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS). El objetivo del mismo es conocer las claves sobre la situación, tendencias y evolución de la Medicina Interna en España. Todo ello para avanzar en la mejora continua y calidad de los procesos asistenciales.

En palabras del presidente de SEMI, Ricardo Gómez Huelgas, “estudios como RECALMIN nos permiten tener una radiografía completa de la realidad de nuestros pacientes, profesionales y unidades para abogar por la mejora continua y el avance hacia la excelencia en todos nuestros procesos asistenciales”.

El perfil del paciente de la Medicina Interna

Este informe no solo analiza a los profesionales, sino también a los pacientes de la Medicina Interna. Así se constata que el 52 por ciento de las altas de corresponde a personas de 80 años o más. Se observa en este sentido un aumento registrado de 6 puntos porcentuales respecto al dato de 2015. En el grupo de edad de mayores de 74 años, destaca que el 55 por ciento de los pacientes ingresados de este grupo de edad son mujeres.

El informe también seña un ligero predominio de varones ingresados en las Unidades de Medicina Interna, con una edad media de 73 años. En el caso de las mujeres, las pacientes ingresadas en estas unidades tienen una edad media más elevada, con una media de 77 años.

Respecto a las patologías, por sexos, enfermedades como la EPOC constituyen el diagnóstico preponderante al alta en el caso de los varones. Mientras, en las mujeres destaca la insuficiencia cardíaca (diagnóstico principal en el 9 por ciento del total de altas en mujeres).