La metformina, utilizada para tratar la diabetes tipo 2 podría ofrecer una solución simple y económica para reducir los efectos secundarios del tratamiento con esteroides, sugiere una nueva investigación de la Universidad Queen Mary de Londres que publica la revista ‘The Lancet Diabetes & Endocrinology‘.

El ensayo clínico de fase 2,  analizó los efectos del medicamento para la diabetes metformina en pacientes que actualmente reciben altas dosis de glucocorticoides, utilizados para tratar enfermedades inflamatorias crónicas.

Los investigadores analizaron los resultados de más de 50 pacientes no diabéticos en tratamiento con glucocorticoides  y descubrieron que los pacientes tratados con metformina mostraron mejores resultados clínicos. Esto incluyó una reducción del 30 por ciento en la tasa de infecciones y menores ingresos hospitalarios, en comparación con el grupo placebo.

También observaron que el tratamiento con metformina fortaleció los efectos antiinflamatorios previstos de los glucocorticoides y tuvo resultados beneficiosos en varios marcadores cardiovasculares, metabólicos y óseos durante el período de prueba de 12 semanas.

Sin embargo, el uso prolongado de estos medicamentos en dosis altas puede provocar efectos secundarios metabólicos graves, como aumento de peso, niveles altos de azúcar, pérdida de masa ósea y muscular y un mayor riesgo de infección y trombosis.

Se han desarrollado varios medicamentos biológicos como alternativas a los esteroides, pero estos medicamentos son caros y pueden presentar sus propios efectos adversos.

Investigaciones previas de la profesora Márta Korbonits y su equipo encontraron que los esteroides pueden influir en una proteína metabólica clave, la AMP-quinasa o AMPK. Otros estudios experimentales han sugerido que la metformina actúa, al menos en parte, a través de la proteína AMPK y de manera opuesta a los esteroides.

Con base en esta evidencia, los investigadores razonaron que el medicamento para la diabetes tenía el potencial de revertir los efectos secundarios no deseados de los esteroides.

La profesora Márta Korbonits, profesora de Endocrinología en  la Escuela de Medicina y Odontología de Londres en Queen Mary, destaca: “Nuestros hallazgos son sorprendentemente positivos y sugieren que una intervención simple e inmediata, el tratamiento con el medicamento para la diabetes metformina, puede mejorar la clínica de los pacientes en tratamiento con glucocorticoides, incluso si no tienen diabetes”.

“Los resultados podrían tener un gran impacto en la gran cantidad de pacientes que toman glucocorticoides a largo plazo, mejorando las complicaciones relacionadas con el tratamiento y su pronóstico cardiovascular”, asegura.

Por su parte, otro de los autores añade que “los esteroides se usan para tratar una amplia gama de afecciones, desde el cáncer hasta la artritis reumatoide, y un gran número de mayores de 60 años necesitan tomar estos medicamentos para controlar afecciones crónicas que de otro modo podrían volverse extremadamente debilitantes”.

A su juicio, “los resultados prometedores de este estudio muestran cómo la investigación innovadora puede ayudarnos a repensar los problemas de larga data que afrontan los pacientes y los profesionales de la salud y, en este caso, incluso ofrecer opciones de tratamiento nuevas, simples y rentables para el sistema de salud británico”.