Según la Federación Internacional de Diabetes (IDF, por sus siglas en ingles), 1 de cada 11 adultos entre 20-79 años de edad padece diabetes y el número de casos se ha cuadruplicado desde 1980.

La neuropatía periférica es una consecuencia del daño a los nervios fuera del cerebro y la médula espinal (nervios periféricos), lo que causa dolor intenso y pérdida de la sensibilidad.

Las principales razones por las que existe daño de las terminaciones nerviosas a nivel periférico en los pacientes con diabetes están asociados a los altos niveles de azúcar en sangre y mayor estrés oxidativo.

Otros factores que aumentan los riesgos para los pacientes con diabetes son el tabaquismo, tener presión elevada, el tiempo de duración y progresión de la diabetes, así como la deficiencia de vitaminas del complejo B.

No tiene cura

Según los nervios afectados, los síntomas de la neuropatía periférica pueden abarcar desde entumecimiento, hormigueo, calambres y punzadas, en las manos, piernas y/o los pies.

Es importante considerar que entre el 16 y el 87% de los pacientes con diabetes muestran algún grado de neuropatía periférica.

En algunas personas, estos síntomas son leves, sin embargo, en otras, la neuropatía periférica puede ser dolorosa e incapacitante. Conoce más de esta enfermedad y sus síntomas aquí: https://www.neurobion.com/es-mx/home.html

El desarrollo de la neuropatía periférica puede prevenirse o retrasarse mediante controles estrictos de los niveles de azúcar en sangre, un estilo de vida saludable y un tratamiento recomendado de vitaminas del complejo B por el médico tratante.

Tratamiento del dolor

Neurobión, auxiliar para el tratamiento de la inflamación en las terminaciones nerviosas y neuropatías, quiere generar conciencia sobre el tratamiento del dolor.

El dolor mixto, que es la combinación del dolor muscular y el dolor neuropático, al mismo tiempo y lugar, las personas que lo padecen también sufren sensaciones combinadas: suelen sentir síntomas de dolor muscular como palpitaciones y un dolor sordo y, por otro lado, la afectación neuropática puede sentirse como, un dolor quemante, punzante y una sensación similar a toques eléctricos y hormigueo.

Algunas de las posibles terapias farmacológicas son anticonvulsivos y antidepresivos, vitaminas B neurotrópicas, parches tópico de capsaicina​ y ácido alfa lipoico​.

También existe la posibilidad de indicar tratamientos no-farmacológicos como la fisioterapia, la acupuntura, campos electromagnéticos, yoga y psicoterapia (terapia cognitiva conductual, hipnosis, terapia de condicionamiento operante).