Más de 3 millones de personas en España padecen dolor neuropático y un 77 por ciento lo padece de forma crónica. No obstante, el 11 por ciento de los españoles padece algún tipo de dolor crónico. Estos son algunos de los datos a recordar con motivo del Día Mundial contra el Dolor que se celebra el 17 de octubre.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), en España, un 32 por ciento de la población adulta sufre algún tipo de dolor. Especialmente en sus formas crónicas. De esta forma, actualmente, las consultas por dolor suponen el 50 por ciento de las visitas a Atención Primaria. De ellas, un 25 por ciento son ya debidas al dolor neuropático, una afección neurológica que aparece como consecuencia de alteraciones del sistema nervioso.

La dificultad del dolor neuropático

Sobre el dolor neuropático, da más datos Pedro Bermejo Velasco, Coordinador del Grupo de Estudio de Dolor Neuropático de la SEN. “El dolor neuropático se considera como uno de los peores dolores por la dificultad del tratamiento, por su enorme complejidad fisiopatológica, y por la forma tan intensa en la que lo experimentan los pacientes”.

Este tipo de dolor se caracteriza porque los pacientes experimentan síntomas dolorosos similares a una corriente eléctrica o quemazón ante estímulos comunes. Además, a diferencia de otros tipos de dolor, el dolor neuropático no responde a los tratamientos analgésicos convencionales. Es un dolor que tiende a convertirse en crónico

Se calcula que aproximadamente un 50 por ciento de los pacientes no responde al tratamiento prescrito. Esto conduce a una significativa pérdida de calidad de vida y a una limitación funcional acusada a lo largo del tiempo. El 85 por ciento de los pacientes presentan un deterioro significativo en su calidad de vida. Más del 70 por ciento padece algún tipo de alteración psiquiátrica, principalmente trastornos del sueño, ansiedad o depresión.

También es común que los pacientes no reciban un diagnóstico ni un tratamiento terapéutico adecuado. En todo caso, el tratamiento farmacológico sigue siendo la opción que mejores resultados puede ofrecer a los pacientes.