En concreto, el estudio, llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Rice (Estados Unidos) han comprobado que los mitocanes, medicamentos contra el cáncer que se dirigen a las mitocondrias, son capaces de destruir a las células de la leucemia, especialmente cuando se combinan con un inhibidor glucolítico, sin afectar a las células sanas. El trabajo se publica en el ‘Cell Death & Disease’.

“Nuestro análisis bioinformático, que incluyó 60 líneas celulares de nueve tipos diferentes de cáncer, ha mostrado que las células de leucemia son particularmente sensibles al daño mitocondrial”, han explicado los investigadores, quienes han informado de que las células tumorales sólidas, como la del cáncer de ovario, demostraron ser altamente resistentes a los mitocanes.

No obstante, en el caso de la leucemia, el 86 por ciento de las células afectadas fueron destruidas, en comparación con solo el 30 por ciento de las células sanguíneas sanas. Actualmente, los investigadores están realizando un examen de alto rendimiento de estas posibles combinaciones de fármacos sinérgicos contra las células de leucemia.