Los pacientes con cáncer son susceptibles de una enfermedad grave y de mortalidad por COVID. Particularmente aquellos con enfermedad activa y en tratamiento oncológico. No obstante, la mortalidad asciende globalmente al 20 por ciento.  En algunos contextos, incluso llega al 35 por ciento, como es el caso de los tumores hematológicos o en cáncer de pulmón. Así lo ha puesto de manifiesto Luis Paz-Ares, especialista en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid. Lo ha hecho durante el XVII Simposio Abordaje Multidisciplinar del Cáncer.

En el mismo también intervenía Alfredo Carrato, jefe de Servicio de Oncología Médica en el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid. “El cáncer afecta a uno de cada dos hombres y a una de cada tres mujeres”. A esto añadía que “es la primera causa de muerte en nuestra sociedad y su incidencia va en aumento debido a la longevidad de la población y a los factores ambientales”.

Comité Molecular de Tumores

Otro de los temas destacados de este foro ha sido el análisis del Comité Molecular de Tumores. Tal y como señalaba Paz-Ares, este “es un órgano en nacimiento en muchos hospitales”.  El experto apuntaba a la necesidad de que se creen perfiles mixtos en cada departamento de Oncología. La idea es que puedan dedicarse no solo a la labor asistencial y médica, sino en un 50 por ciento a la investigación de estos tumores. Para este fin, Paz-Ares considera fundamental “incrementar la financiación en lo que aplica a investigación clínica académica”.

En cuanto a posibles mejoras, intervenía Javier Cortés, del International Breast Cancer Center de Madrid. “Es importante disminuir la burocracia y que los recursos lleguen a donde tienen que llegar”, matizaba. “Hay que dar más becas, ofrecer más investigación y sobre todo extrapolar la investigación a la empresa”, añade. “Lo que se da gratuito debe ser retornado a la sociedad de forma gratuita y si no, en forma de patentes. Es una forma de crear puestos de trabajo”, concluía Cortés.