Los tumores siguen siendo la principal causa de muerte (23,3 por ciento), seguida del aparato circulatorio (20,5 por ciento) y respiratorio (19,5 por ciento). Estos son algunos de los datos ofrecidos por la última encuesta de Morbilidad Hospitalaria realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Entre las cifras más destacadas de la misma está el hecho de que la mortalidad en los hospitales ha disminuido. En concreto, en 2016 fallecieron en los hospitales españoles un total de 181.004 personas, un 10 por ciento menos que el año anterior (201.119 fallecidos).

En cuanto a cuáles fueron las enfermedades que causaron un mayor índice de estancia hospitalaria, cabe mencionar las enfermedades del aparato circulatorio (14,8 por ciento del total), las enfermedades del aparato respiratorio (12,2 por ciento) y los tumores (11,2 por ciento).

Otro dato destacado son de las estancias hospitalarias motivadas por trastornos mentales y de comportamiento (9 por ciento  del total), frente al escaso número de altas con dicho diagnóstico (2,4 por ciento). De hecho, estas cifras se mantienen en 2016 casi estables. Esta situación responde al mayor periodo de internamiento hospitalario en los enfermos con esta patología, que pone de media de estancia hospitalaria de estos pacientes en 27 días.

Análisis de las altas hospitalarias

Estudiando las altas hospitalarias, estas han aumentado en un 2,1 por ciento, siento el motivo más habitual en el 91,7 de los casos la mejoría del paciente. Otros datos que se concluyen de esta encuesta es que el 72,6 por ciento de las altas se realizaron en hospitales públicos y el 61,2 por ciento de las altas hospitalarias del año 2016 ingresaron con carácter urgente.

Analizando esta información desde un punto de vista demográfico, se observa que las altas hospitalarias de hombres aumentaron un 2,3 por ciento  y las de mujeres un 1,8 por ciento.  Pese a que más de la mitad de las altas correspondieron a mujeres, el 52,6 por ciento,  si se excluyen las producidas por embarazo, parto y puerperio, este porcentaje bajaría al 47,4 por ciento.

Por grupos de edad, el mayor número de altas se registró en los intervalos de 65 a 84 años (33,2 por ciento del total) y de 45 a 64 años (23,2 por ciento). La edad media de las personas dadas de alta en 2016 fue de 56,1 años, con un incremento del 0,5 por ciento respecto al año anterior. Mientras que el número total de días que permanecieron ingresados los pacientes dados de alta en 2016 ascendieron a 33,8 millones, un 6,9 por ciento más que en 2015.