La epidemia del tabaco en mujeres que ha provocado que la mortalidad por cáncer de pulmón entre el género femenino se haya multiplicado por tres en los últimos 20 años. Así lo ha apuntado el Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) ha alertado, con motivo del Día Mundial contra el Cáncer que se celebra el próximo 4 de febrero.

En concreto, el tumor de pulmón y bronquios supuso el 5,39 por ciento del total de fallecimientos por cáncer en España en 2016, un 2,6 por ciento más que el año anterior. Sobre estas cifras se pronunciaba Mariano Provencio, presidente del GECP, explicando que “las mayores tasas de mortalidad por cáncer de pulmón se manifiestan siempre unos 20 años después de que se produzcan los mayores picos de consumo de tabaco, de ahí la importancia de realizar campañas de prevención sobre públicos específicos, en concreto, sobre la población más joven”. Cabe recordar que un 33 por ciento de las chicas españolas de entre 14 a 18 años fuma, frente a un 29 por ciento de chicos y, además, son ellas las que cogen el primer cigarro antes.

Por ello, desde el GECP demandan mayor financiación tanto para investigación como para que los ciudadanos dejen de fumar. “En el año 2014, el Congreso de EEUU declaró el cáncer de pulmón microcítico como una enfermedad recalcitrante, lo cual supuso una inyección de fondos a investigación para este subtipo histológico que tendrá resultado en los años próximos”, insisten.

Tabaco y mortalidad

Tal y como informan desde GECP cada año se diagnostican en España más de 28.300 nuevos casos de cáncer de pulmón y fallecen más de 22.100 personas a causa de este. Pese a la incidencia, más del 60 por ciento de la población española no se ha planteado dejar de fumar y cerca de 320.000 personas fuman un paquete diario. “Necesitamos un cambio cultural y de visión con respecto al tabaco que, necesariamente, ha de ser liderado por las nuevas generaciones”, reclama Provencio.

Asimismo, cabe reseñar que mientras que en 1996, 1.568 mujeres murieron a consecuencia de cáncer de pulmón, esa cifra se incrementó en 2006 hasta las 2.634 fallecidas y se triplicó en 2016 alcanzado las 4.557 muertes en mujeres.

Respecto a los hombres, la mortalidad por cáncer de pulmón, aunque crece, lo hace a un ritmo llamativamente inferior, con un incremento del 4,2 por ciento en tan solo una década (de 16.882 casos en 2006 a 17.598 casos en 2016).