La mujer sigue infrarrepresentada en las investigaciones cardiovasculares. Así lo ha indicado el informe Increasing Participation of Women in Cardiovascular Trials: JACC Council Perspectives, realizado por el Comité de Enfermedades Cardiovasculares en la Mujer del Colegio Americano de Cardiología (ACC). Este documento se ha publicado en el ‘Journal of the American College of Cardiology’.

Leslie Cho, autora principal del estudio, forma parte del Comité de Enfermedades Cardiovasculares en la Mujer del ACC. También es directora del Centro Cardiovascular de la Mujer y es jefa de Sección de Cardiología Preventiva y Rehabilitación Cardiaca de la Clínica Cleveland. Según ha comentado, “históricamente, los tratamientos farmacológicos para las mujeres se determinaban basándose en datos masculinos que se extrapolaban a las mujeres”.

Investigaciones cardiovasculares

«Las investigaciones han demostrado que las mujeres responden de forma diferente a los hombres e incluso pueden verse perjudicadas o experimentar efectos secundarios de algunos fármacos cuando se toman a la misma dosis que los hombres. Los datos específicos por sexo son esenciales para una atención óptima», ha dicho Leslie Cho.

Los autores presentan ocho barreras potenciales para la inscripción óptima de mujeres y de mujeres de minorías subrepresentadas. Entre otras, incluyen la atención diferencial. Las bajas tasas de derivación a cardiólogos y programas de especialidad para una atención más agresiva hacen que menos mujeres sean tratadas por los especialistas que reclutan para los ensayos clínicos.

En general, los pacientes de mayor edad están desproporcionadamente representados en los ensayos clínicos. Esto se agrava en el caso de las mujeres, más afectadas por las enfermedades cardiovasculares.

También han encontrado falta de concienciación, confianza y barreras logísticas. Así, diversas encuestas y estudios anteriores han demostrado que las mujeres son más reacias que los hombres a participar en ensayos clínicos.

Otro factor es la falta de diversidad en el liderazgo de los ensayos clínicos, ya que las mujeres también están infrarrepresentadas. La investigación ha demostrado que los ensayos dirigidos por mujeres tienden a reclutar más participantes femeninas.

Asimismo, preocupan las mujeres de minorías subrepresentadas en los ensayos clínicos cardiovasculares.  También echan en falta una consideración especial para las mujeres embarazadas y en edad fértil.

Enfoque global y específico

«Para hacer frente a los obstáculos que dificultan el reclutamiento y la permanencia de las mujeres en los ensayos clínicos cardiovasculares es necesario adoptar un enfoque global y específico», han pedido los autores del informe. En ese enfoque global deben participar todas las partes interesadas: pacientes, médicos remitentes, equipos de investigación (investigadores y coordinadores), sistemas de atención sanitaria, la FDA, pagadores, patrocinadores, etc.