La trombosis en la mujer: 2.000 años después de Metrodora’ ha sido uno de los temas abordados durante el XXXVI Congreso Nacional de la SETH. En este encuentro se han revisado temas que van desde el embarazo y la trombofilia, a la trombosis asociada al cáncer de mama y la cardiopatía isquémica. En concreto, el debate se ha centrado sobre la necesidad de profundizar en las diferencias de género en salud. En este caso en lo referente a los síntomas de la trombosis, la cardiopatía isquémica o el ictus.

“Debemos ser conscientes de que la mujer suele atender mucho más tarde los síntomas de la trombosis, por lo que se eleva el riesgo y empeora el pronóstico”. Esta era la advertencia de Vanessa Roldán Schilling, del Hospital General Universitario Morales Meseguer de Murcia. En este sentido, las sociedades europeas y española de Cardiología han creado en los últimos años un grupo de trabajo para concienciar de estas diferencias.

Síntomas de la trombosis

En el caso de la cardiopatía isquémica y el ictus preocupan especialmente las diferencias en los síntomas. “La mayoría de las veces la sintomatología y la descripción del cuadro están muy referidos al varón. La mujer no siempre se comporta igual, lo cual hace que los síntomas pasen desapercibidos. Muchas veces la cardiopatía isquémica se manifiesta como debilidad y cansancio. No se produce el habitual dolor en el pecho que se irradia al brazo, típico del varón. En la mujer muchas veces se presenta de forma distinta”. Por eso, es necesario tomar conciencia de esos síntomas para que la mujer acuda antes al médico, según Roldán.

En el caso de los síntomas de la trombosis, estos son parecidos. Sin embargo, en general, la mujer siempre “es más sufrida y pregunta más tarde”. Todo ello retrasa el diagnóstico y el tratamiento, y condiciona el pronóstico. Es por ello que, más que diferenciar los síntomas de la trombosis por género, la experta apostaba por un abordaje más transversal.  En trombosis es fundamental la colaboración. Así, la SETH está haciendo grandes esfuerzos para trabajar con otras especialidades, fundamentalmente con Cardiología y Oncología.