Los tratamientos que integran la música y la estimulación auditiva de los ritmos son eficaces para reducir el estado de ansiedad en algunos pacientes, según un nuevo estudio publicado esta semana en la revista ‘PLOS ONE’, por Adiel Mallik y Frank Russo, de la Universidad de Ryerson (Canadá).

En las últimas décadas, la ansiedad ha aumentado de forma constante, sobre todo en las poblaciones de adolescentes y adultos jóvenes. Los estudios han demostrado anteriormente que escuchar música puede reducir la ansiedad, tal vez incluso más eficazmente que algunos medicamentos contra la ansiedad. Sin embargo, se carece de datos cuantitativos sobre los efectos de la música personalizada en la ansiedad.

En el nuevo estudio, los investigadores asignaron al azar a 163 pacientes que tomaban medicamentos contra la ansiedad para que participaran en una sesión de tratamiento en casa que incluía música, estimulación auditiva del ritmo, ambas cosas, o ruido rosa -sonidos de fondo similares al ruido blanco-.

Música seleccionada por inteligencia artificial

La música se seleccionó para cada paciente mediante la inteligencia artificial de LUCID, que selecciona la música en función del estado emocional y las preferencias musicales del paciente. La estimulación auditiva del ritmo consiste en combinaciones de tonos, reproducidos en uno o ambos oídos, diseñados para provocar cambios en la actividad cerebral. En todos los grupos, se pidió a los pacientes que descargaran una aplicación personalizada en su teléfono inteligente para el tratamiento, cerraran los ojos y escucharan una sesión de 24 minutos.

Entre las personas con ansiedad moderada antes de la sesión de tratamiento, se observaron mayores reducciones de la ansiedad somática -los síntomas físicos de la ansiedad– en las personas que escucharon tanto la música como el ABS, o las que escucharon sólo la música, en comparación con las que escucharon el ruido rosa.

Las mayores reducciones en la ansiedad cognitiva del estado -el aspecto de la ansiedad relacionado con los pensamientos y los sentimientos- también se observaron en los participantes con ansiedad rasgo moderada que escucharon tanto música como ABS. Entre las personas con un rasgo de ansiedad alto antes de la sesión, el grupo que sólo escuchó música tuvo una reducción significativamente mayor de la ansiedad en comparación con el grupo que sólo escuchó ABS.

Reducción efectiva de la ansiedad

Los autores concluyen que los tratamientos basados en el sonido pueden ser eficaces para reducir la ansiedad de estado y ofrecen potencialmente un método sencillo y fácilmente distribuible para tratar la ansiedad en un segmento de la población.

Los doctores Russo y Malik añaden que "con la pandemia y el trabajo a distancia, se ha producido un notable repunte en el uso de herramientas de salud digital para apoyar la salud mental. Los resultados de este ensayo clínico son muy prometedores para el uso de herramientas de salud digital, como la musicoterapia digital de LUCID, en el manejo de la ansiedad y otras condiciones de salud mental", resalta.

"Los resultados de esta investigación son emocionantes, ya que indican que la música personalizada es muy prometedora para reducir eficazmente la ansiedad en segmentos específicos de la población que la padecen –continúa–. Esperemos que, con investigaciones adicionales, podamos ayudar a construir una base de pruebas sólida que apoye aún más el uso de la música personalizada como una herramienta adicional en la caja de herramientas del clínico que puede ser utilizada para ayudar a reducir la ansiedad en la población de pacientes".