La tasa de pacientes hospitalizados debido a la neumonía adquirida en la comunidad (NAC) con linfocitos bajos en sangre,  está aumentando y se sitúa entre el 22 por ciento y el 42 por ciento de los adultos que necesitan admisión en el hospital.  Sin embargo, el dato más preocupante es que esta patología presenta el doble de riesgo de mortalidad respecto al resto de neumonías comunitarias.

Concretamente,  la neumonía adquirida en la comunidad tiene una mortalidad asociada de entre el 5 por ciento  y el 14 por ciento en pacientes que requieren hospitalización. Aproximadamente, el 5 por ciento de los pacientes hospitalizados con NAC requiere ser admitidos en una Unidad de Cuidados Intensivos  y en estos casos severos la mortalidad alcanza el 35 por ciento.

Es por ello que identificar de forma temprana a los pacientes que padecen neumonía adquirida en la comunidad es clave para conseguir un mejor pronóstico. Es en esta línea en la que se ha trabajado desde una completa y amplia investigación llevada a cabo por un equipo multidisciplinar de investigadores, de importantes grupos de investigación de tres hospitales, a saber el Hospital de la Fe de Valencia, el Hospital Clínic de Barcelona y el Hospital Universitario de Valladolid, con la coordinación del  grupo NEUMONAC, de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Así, se han centrado en demostrar como un test de sangre de rutina permite identificar a los pacientes con este subtipo de neumonía y mayor riesgo de mortalidad. El trabajo se ha publicado en la revista Ebiomedicine, patrocinada por dos de las mejores publicaciones en el área de investigación clínica y biomédica, The Lancet y Cell.

Un estudio exhaustivo

El hallazgo ha sido identificado a través de los datos un estudio multicéntrico retrospectivo en una cohorte de 1.550 pacientes reclutados por el grupo NEUMONAC, en el seno del Programa Integrado de Investigación (PII) en Infecciones Respiratorias de SEPAR, y confirmado en una segunda cohorte de 2.846 pacientes del Hospital Clínic, de Barcelona.

El estudio se ha centrado en  estudiar el papel del recuento de neutrófilos y linfocitos en pacientes ingresados en el hospital por neumonía adquirida en la comunidad sin haber presentado una inmunosupresión previa. El objetivo era asociar los recuentos de estas células y la mortalidad a los 30 días del ingreso hospitalario. “Es prioritario conocer todos los factores de riesgo que pueden conllevar mayor mortalidad en esta infección”, confirmaba uno de los investigadores, Antoni Torres del Hospital Clínic de Barcelona.

En cuanto a las conclusiones del mismo, se desprende que tras realizar un análisis multivariante, los pacientes con neumonía linfopénica, un subtipo de neumonía adquirida en la comunidad caracterizado por tener menos de 724 linfocitos/mm3 en sangre en el momento del ingreso en el hospital, tienen un riesgo aumentado 1,93 veces de morir, lo que significa casi el doble de riesgo de morir a los 30 días.

La ventaja de este conocimiento permite que los pacientes van a ser fáciles de identificar utilizando un simple hemograma, el análisis de sangre más habitual disponible en todos los hospitales. Así, desde el punto de vista terapéutico, la identificación de este subtipo de neumonía linfopénica abre la puerta a la medicina personalizada en NAC, y a estudiar en el futuro el papel de fármacos que estimulan la proliferación y función de los linfocitos para tratar esta forma de neumonía.