El día 20 de marzo rindió protesta la nueva mesa directiva de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM) en la cual Cecilia Bravo Lamiq recibió la presidencia del periodo 2019-2020 por parte del Dr. Dagoberto Cortés Cervantes.

El titular del área de Comunicación y Relaciones Públicas de la asociación, Eduardo Pasquel, contextualizó que las 21 empresas pertenecientes a ANAFAM son las que cubren el 70 por ciento de las unidades de medicamentos que se consumen en el sector público y el 17 por ciento de las que se consumen en el sector privado.

Se precisó que los precios del 40 por ciento del total de unidades fabricadas tienen un costo menor de 10 pesos y el 60 por ciento por debajo de los 15 pesos, lo que hace a los fabricantes nacionales competitivos entre ellos, por lo tanto, no habría ningún inconveniente en que el Gobierno federal abra las puertas al mercado internacional.

Los nuevos retos vienen de la mano con el nuevo gobierno, pues según el Gobierno federal se pretende elevar el PIB al 4 por ciento, a lo cual la nueva presidenta aseguró que es un nuevo reto para el cual ANAFAM y sus asociados están preparados para enfrentar, desde el completo abastecimiento en el sector público hasta el privado ya que sus maquinarias aún no están al cien por cien de la producción disponible.

Con respecto al medicamento comercializado ilegalmente, el Dr. Cortés aclaró que hay diferentes tipos de medicamentos en ese supuesto: medicamento robado, (ya sea a la industria, la distribución o a la farmacia); medicamento robado al sector público; medicamento catalogado como muestra médica; medicamentos caducos reacondicionados y medicamentos falsificados.

A través de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica y en conjunto con autoridades federales y estatales se realizan operativos permanentes para enfrentar esta situación. Adicionalmente se han organizado seminarios de capacitación para autoridades como aduanas y en gran medida la recolección de medicamentos caducos de todo el país se realiza por el sistema integral de gestión de residuos de envases y medicamentos (SINGREM), el cual evita que estos sean reciclados para su comercialización ilegal ya que SINGREM recolecta, transporta, almacena y destruye todos estos medicamentos y envases con cargo a la propia industria farmacéutica. En términos generales, las pérdidas por robo representan un 2 por ciento del valor del mercado.

Finalmente la Act. Bravo y el Dr. Cortés reiteraron el compromiso de la industria farmacéutica nacional afiliada a la ANAFAM para abastecer de medicamentos eficaces, seguros y de calidad, así como con precios accesibles a toda la población tanto en el sector público como en el sector privado.