Un estudio del CIBERESP detecta que las personas con obesidad mórbida tienen el doble de riesgo de ser hospitalizados por COVID-19. Incluso de tener que ser ingresados en UCI o morir. En el caso de menores de 50 años con obesidad mórbida, el riesgo de experimentar complicaciones graves de COVID-19 se multiplica por 14. Este factor de riesgo en jóvenes sería aplicable tanto en hombres como en mujeres.

Así se ha publicado en Obesity, la revista de la Sociedad Americana de Obesidad. Para llegar a estas conclusiones se analizó la población navarra de entre 25 y 79 años. Entre todas las personas con obesidad mórbida, se vio que aquellos que eran menores de 50 años tenían un riesgo notablemente superior.

Según explica el jefe de grupo del CIBERESP, Jesús Castilla, éste es el primer estudio que encuentra diferencias importantes en el efecto de la obesidad mórbida sobre el riesgo y gravedad de COVID-19 en función de la edad de las personas. El mismo deja claro que la obesidad es un factor de riesgo en jóvenes.

Obesidad como factor de riesgo en jóvenes

En concreto, en comparación a personas de su misma edad sin obesidad mórbida, los investigadores observaron que estas personas podrían tener un riesgo similar al que presenta la población mayor de 65 años sin obesidad mórbida.

Esta conclusión de la obesidad como factor de riesgo en jóvenes supone que también es importante tenerla en cuenta para combatir enfermedades infecciosas. De esta forma, sería necesario implementar más políticas para combatir la otra pandemia de nuestra sociedad, la obesidad. Esto tendría beneficios en la lucha de no solo enfermedades crónicas, sino incluso infecciosas.